San Juan, Puerto Rico – Al ver burlados (literal y figuradamente) sus intentos por tratar de vender el concepto de un “ELA Soberano”, el Gobernador Aníbal Acevedo Vilá decidió tomar el asunto en sus propias manos y creó un artefacto que genera un “campo de soberanía” a su alrededor, dentro del cual este concepto no es contradictorio y ridículo.

El Gobernador, quien además de graduarse de Leyes de Harvard, es, para sorpresa de muchos, un haz de la tecnología e inventor aficionado, estuvo días encerrado en Fortaleza sin salir ni apenas para comer mientras trabajaba en su nueva creación. Acevedo Vilá había asegurado que su invención le iba a “comer las nalgas a El Tubo Que Chupa“, el famoso simiñoco de Don Cholito cuyo propósito era deshacer los huracanes que llegan a la Isla y que, a pesar de su gran utilidad, ha sufrido un gran deterioro desde el fallecimiento de éste.


El Morro, y si se fijan bien, la instalación deteriorada de El Tubo Que Chupa

Acevedo Vilá estrenó su invención esta mañana en el patio de la Fortaleza, donde, luego de salir para saludar a la prensa, de repente activó el aparato, formándose a su alrededor un esférico “campo de fuerza autonómica” que lo envolvía completamente. El Gobernador, de una manera decididamente soberana, procedió a dirigirse a la prensa: “Amigo puertorriqueño: te hablo desde mi Burbuja de Soberanía para enseñarte que sí se puede (como dice mi buen amigo Barack Obama); el ELA Soberano es mi visión del futuro para Puerto Rico, y no es, como dicen algunos de mis críticos, una ‘imposiblidad’, una ‘quimera’, o una ‘pelada cabrona’: es una realidad”.


El Gobe, luciendo muy soberano dentro de su burbuja [Foto cortesía de 8pex]

El Primer Ejecutivo prosiguió explicando que, en cuanto logre que se manufacture en masa su nueva invención (la cual él llama el “Soberanator ELA-3000“), hará que cada puertorriqueño, “inclusive los que están regados por los Esteits y no vuelven a Puerto Rico ni a buscar billetes”, tenga su propio dispositivo que le genere un “Campo Personal de Soberanía”, el cual debería poder “evitar que vengan los Federales a joder el parto con acusaciones infundadas y maliciosas (digo, sólo por darte un ejemplo)”. Igualmente aseguró que su aparato, el cual se lleva alrededor de la cintura a forma de Bati-Cinturón, es “liviano, silencioso, y posiblemente no carcinógeno” (reclamos difíciles de creer dado que no se han realizado pruebas de laboratorio, y porque a Acevedo Vilá no se le puede creer ni la hora del día).


Según Aníbal, son las trece menos cincuenta

La esperanza del Gobernador es que, al aunar todos esos sendos campos de energía soberana, se forme en efecto una enorme “Burbuja de Autodeterminación” alrededor de la Isla entera, la cual podría, según predicciones matemáticas de derivación dudosa, “completamente eliminar las leyes de cabotaje”. Acevedo Vilá instó a todos los puertorriqueños a obtener su propio “Soberanator ELA-3000” en cuanto éstos estén disponibles, “para darle un tapaboca a aquellos incrédulos malparidos que pusieron en tela de juicio la veracidad de mi visión de un ELA Soberano”.


“Con la turba del Puerto Rican Day Parade na’ más, da y sobra”, aseguró el Primer Mandatario

La ciudadanía, para variar, no tardó en dejar saber su opinión. Muchos entrevistados opinaron que no se pondrían el dispositivo “a menos que también bloquee la basofia que dice el Gobe”; por otro lado, hubo quien opinó que “si el que yo sea ‘soberano’ quiere decir que ya mi mujer me dejaría hacer lo que me dé la gana, no me lo quitaría ni en las cuestas”. Finalmente, malentendiendo la palabra “soberano”, el Senador estadista Jorge de Castro Font respondió abruptamente: “¡Yo no quiero que nadie me sobe el ano! ¡¿Quién te dijo eso?! ¿Ramón? ¿Pedro? ¿Quique? ¿José? ¿Tito? ¿Noel? ¿Benito? ¿Luis? ¿Omar? ¿Papo? ¿Ricardo? ¿Lolo? ¿Jorge? ¿Raúl? ¿Juan? ¿Manuel? ¿Jacobo? ¿El otro José? ¿Rafa? ¿César? ¿Antonio? ¡Pues son calumnias! ¡Puras calumnias! ¡El que se pone con paterías es Roberto Arango, no yo!”.

A este macharrán de pelo en pecho nadie le “soberano”

En noticias relacionadas, se rumora que las Fuerzas Armadas estadounidenses han manifestado ya interés en adquirir la invención de Acevedo Vilá, diciendo que “si le pudiéramos enjorquetar esos cosiacos encima a los iraquíes y hacerlos soberanos, quizás podríamos ya largarnos pa’l carajo y desembarazarnos del revolú que armamos en su país”.