San Juan, Puerto Rico – En un acontecimiento que una vez concluya de seguro le valdrá su entrada al Libro de Récords Mundiales Guinness, el ilusionista puertorriqueño Reynold Alexander destrozó el récord mundial de tiempo sumergido bajo agua establecido hace apenas una semana por el mago estadounidense David Blaine. Al cierre de esta edición, el ilusionista llevaba 172 horas con 32 minutos y 12 segundos encadenado al fondo de un estanque transparente de agua, rebasando ampliamente el récord vigente de diecisiete minutos y cuatro segundos, y sin mostrar señales de que fuera a salir pronto del estanque.


El afamado ilusionista, Reynold Alexander, asume su tradicional pose de idiota momentos antes de comenzar su arriesgado acto

La promotora del espectáculo, Angie García, explicó que el plan era comenzar el acto de Alexander a la misma vez que Blaine iniciaba el suyo en el programa de Oprah Winfrey, para así demostrar quién era merecedor del récord. “Reynold siempre ha sentido que es el mejor ilusionista del mundo, ¿y qué mejor forma de lograr este reconocimiento que con un acto que de seguro lo hará famoso mundialmente?”, dijo García. “Definitivamente, lo que logró Blaine nadie lo va a recordar después de esto. O sea, ¿cuántos escapistas pueden aguantar la respiración por una semana y vivir para contarlo?”, preguntó emocionada.

La promotora le adjudicó el gran logro del mago a su gran capacidad de concentración: “Reynold siempre ha demostrado una gran capacidad para meditar durante sus shows, tú sabes, para evitar que las cosas a su alrededor le distraigan”, explicó García. “De hecho, míralo cómo permanece quietecito en el fondo del estanque, sin moverse ni nada. ¡Se ve como si hubiese abandonado este mundo! ¡Es asombroso esto de la meditación!”, dijo García mientras hacía gestos de aprobación con ambos pulgares al mago, quien en ningún momento rompió su “concentración” para contestarle.

Las hermosas asistentes del ilusionista manifestaron su admiración por Alexander, a la vez que se mostraron esperanzadas de que finalmente consiga el reconocimiento que se merece. “La verdad que estamos bien emocionadas por Reynold. Lleva años practicando esta rutina, y nunca había durado ni cinco minutos”, explicó la Linda Rubia Cynthia, quien estuvo a cargo de encadenar al mago bajo el agua. “Se nota que se preparó: mira lo serenito que está”, dijo la asistente mientras señalaba el cuerpo sumamente rígido de Alexander en el fondo del estanque. Mientras tanto, la Bella Pelinegra Alba manifestó estar sorprendida con el gran logro del mago, alabando su capacidad para sobreponerse a la adversidad: “Es que Reynold es el mejor. Cuando llevaba como seis minutos bajo el agua se puso como inquieto y empezó a pataletear como un loco, pero rapidito se calmó. ¡De seguro su experiencia como mago le dio la tranquilidad suficiente como para continuar con el acto!”, dijo la modelo, quien estuvo a cargo de cerrar los candados y botar la llave.

Tanto la Linda Rubia Cynthia como la Bella Pelinegra Alba expresaron admiración por el histrionismo demostrado por Alexander mientras ejecutaba el acto: “Definitivamente ha mejorado su actuación un montón: recuerdo como ayer mi primer show con él, y las poses mega-ridículas que asumía cuando supuestamente me cortaba en dos pedazos con un machete mohoso: ponía una cara de estúpido que inmediatamente delataba al público que no me había corta’o na'”, dijo la Linda Rubia Cynthia. “¿Pero para este show? ¡Los gestos que hizo el martes cuando empezó le quedaron bien reales! ¡Todo el mundo creyó que se estaba ahogando de verdad, especialmente cuando se le brotaron los ojos como pescao de freezer! Se me paran los pelos”, dijo la asistente suspirando de la emoción, a lo que su compañera añadió que el trabajo en equipo fue la clave para esta exitosa presentación: “Menos mal que nosotras llevamos tiempo haciendo esto, porque cualquier asistente boba y sin experiencia se hubiese asustado y lo hubiese sacado del agua!”, dijo.


La Linda Rubia Cynthia y la Bella Pelinegra Alba, hermosas e inteligentes asistentes del ilusionista y claramente parte integral del éxito del acto de Alexander

Sin embargo, ambas chicas confesaron que preferirían que el mago ya saliese del fondo del estanque: “Ojalá que ya avance, de verdad, porque yo llevo la semana entera sonriendo en la misma pose. ¡Los cachetes me duelen con cojones!”, expresó sonriente la Bella Pelinegra Alba.

Por su parte, la promotora se expresó sumamente contenta con el desempeño de Alexander, aunque manifestó un poco de preocupación por la cantidad de tiempo que lleva sumergido bajo el agua el mago: “A la verdad que el show está chévere y eso, porque le comió los dulces al David Blaine. Pero de verdad, comienza a preocuparme que lleve tanto tiempo allá dentro”, dijo una nerviosa García. “Espero que salga ya mismo, porque a mediodía tenemos pautado quemarlo dentro de un féretro colgado a 75 metros de altura en la Plaza de Recreo de Gurabo. Y a las siete de la noche tenemos pautado parar una bala de cañón con sus dientes en las Fiestas Patronales de Bayamón. Se nos está haciendo tarde ya”, dijo García mientras miraba nerviosamente su reloj.

A preguntas de El Ñame sobre la posibilidad de que Alexander esté confrontando algún problema con este acto, García alegó no haber visto nada extraño durante la presentación: “La verdad se ve medio arruga’o. Y se ve bien tieso, pero eso deben ser los nervios. Es que se moría por intentar este acto”, concluyó García.


Una breve inspección de la mano de Reynold Alexander revela que lo único que ha estado raro en su magnífico acto es que se ve medio arrugado. Es que está tan nervioso el pobre…