San Juan, Puerto Rico – En el mensaje que emitiera el (por ahora) Gobernador Aníbal Acevedo Vilá en respuesta a la imputación de 19 cargos federales de irregularidades en los fondos de sus campañas electorales, éste ha pedido “sosiego” al Pueblo de Puerto Rico, rogándole a éste que “no se desespere”; acatando a cabalidad la petición de su Primer Mandatario, el Pueblo ha respondido con algarabía y festejos muy sosegados a través de toda la Isla.

Este acontecimiento (que tiene que ser un regalo navideño adelantado para todos los medios noticiosos del país, y prueba fehaciente de que Dios nos ama) ha causado gran revuelo a través de toda la Isla, suscitando emociones que van de “alegría inefable” a “éxtasis multi-orgásmico tántrico”. Se especula que dicha reacción se debe a que el mismo Gobernador aprovechó su mensaje al Pueblo para instarle a éste que se calmara, declarando: “Esta tarde te quiero hablar brevemente, brindarte sosiego y pedirte que no te desesperes”, y que, sin éstas palabras tranquilizantes, la Isla estaría sumida en un caos de ensordecedores gemidos y crugir de dientes.

El mensaje de Aníbal en todo su mentiroso esplendor

“Cuando me enteré que al Gobe lo habían acusado de cuanto delito electoral habido y por haber”, admitió Benancio López, residente del Viejo San Juan, “me entró una depresión como no había sentido desde que cancelaron a Súper Sabado, y pensé: ‘¿Qué será de Borinquen si arrestan a Acevedo Vilá y se lo llevan pa’ un Club Fed y lo ponen a usar de esos mamelucos chinitas? ¿Cómo podremos sobrevivir sin su liderato, su sagacidad político-económica, y sin ver su carita angelical y cutis de ensueño?’ Nada, que lloré como una Magdalena hasta que vi su mensaje televisado, y ahí me dije: ‘¡Si Aníbal me pide que me sosiegue y no me desespere, eso haré!'” Obedeciendo al pedido del Primer Mandatario, López bajó a la calle del segundo piso de su casa en la Calle Tetuán, donde se había armado una fiesta impromptu formada por otros puertorriqueños que estaban igualmente sosegados.


Ciudadanos demostrando cuan sosegadamente pueden festejar las imputaciones al Gobernador

Se han reportado incluso miles de casos a través de la Isla en los cuales muchas personas habían empezado a festejar sosegadamente incluso horas antes del mensaje de Acevedo Vilá, sin duda debido a que todas esas personas presagiaron el encarecido pedido que éste le haría al Pueblo. “¡Chacho, nosotros aquí llevamos en la joda desde por la mañana!”, aseguró el Dr. Agustín Reyes, uno de los residentes en la Sala de Emergencias del Centro Médico, donde, dicho sea de paso, se ha reportado una inusitada alza en la incidencia de defunciones de pacientes (sin duda debido a que todo el personal médico se la ha pasado el día entero pegado a los televisores, bochincheando, y celebrando con juanetazos furtivos de ron con Coca-Cola). En efecto, se estima que la noticia del futuro arresto del Gobernador ha causado una merma millonaria en la productividad laboral a través de toda la Isla (aunque haya igualmente causado una ola de sosiego y beneplácito).


Trabajadores de oficina sosegadamente bochincheando sobre el notición

Los ex-Gobernadores Carlos Romero Barceló y Pedro Rosselló también se entregaron al espíritu de sosiego al que instó el Gobernador. “Fíjate”, dijo Romero Barceló a El Ñame, “que al ver el mensaje de Aníbal me recordé de cuando él me fabricó un caso dizque porque acepté miles de dólares en soborno. Y sí, como me sabía limpio de toda culpa, encontré sosiego y al final la Verdad me dio la razón. Hasta fui reivindicado por la Corte Federal, la cual fustigó públicamente a Aníbal por esas falsedades. Así que me siento sosegado y le agradezco a Aníbal haberme brindado esa paz”.

Por su parte, el Dr. Pedro Rosselló secundó las palabras de su maestro: “Yo también sentía un gran desazón, y luego de escuchar las palabras de Aníbal, me acordé de cuando su gobierno me intentó procesar por el caso de mi pensión. A pesar de la insistencia de su Secretaría de Justicia en procesarme aunque el Tribunal fallaba una y otra vez a mi favor, mantuve mi calma, y al igual que Romero, fui reivindicado. Total, nunca me sentí tan mal, porque, ¿cuál es el índice de convicción del ELA bajo la secretaría de Roberto Sánchez Ramos? ¿Diez por ciento? Si hubiera sido Justicia Federal y su índice de convicción de 95%, ahí me hubiera dado un yeyo… Anyway, si yo encontré sosiego, Aníbal puede también, como evidentemente él lo ha alcanzado”, dijo con un brillito especial emanando de sus ojos azules.


Rosselló, luciendo risueño y para nada desesperado

“Yo estaba bien rocheá’, pensando que me jodí la vida por taparle las cosas a Aníbal”, confesó Luisita Inclán Bird, ayudante del Gobernador y también una de las co-acusadas. “¿Pero sabes qué? Lo escuché hablar de sosiego y me dije: ¿’Qué tengo que hacer para alcanzar esa paz que él proyecta?’ Ahí fue que decidí hacer un trato con Fiscalía Federal, y ahora me siento bien tranquilita. De hecho, ¡estoy sintiendo la misma paz y sosiego que debe estar sintiendo ahora mismo el cabrón de Aníbal al leer de mi trato!”, finalizó con una risa triunfal.


Foto de un futuro Acevedo Vilá, luciendo muy sosegado tras las rejas (Cortesía de Lord Aqueron)