San Juan, Puerto Rico – En una conferencia de prensa conjunta, el Secretario de Corrección y Rehabilitación, Miguel Pereira, y la Secretaria de Salud, Rosa Pérez Perdomo, anunciaron ayer la continuación de un agresivo plan piloto de reclutamiento de personal médico con el que buscan mejorar los servicios ofrecidos en los penales del país, y para el cual la Fiscalía Federal estuvo a cargo de lo que llamaron “el proceso de selección de candidatos”.


Uno de los médicos reclutados por el Departamento de Corrección se apresta a abordar la limosina que lo llevará directito a su nueva y lujosa oficina en la Institución Correccional de San Juan

Los venticuatro médicos contratados en esta ronda de reclutamiento se unen a 88 que fueron contratados en agosto, y servirán para implementar servicios de 24 horas a los confinados de la Institución Correccional de San Juan. De acuerdo a Pereira, el proceso de identificación de médicos que cumplen con los requisitos mínimos de ineptitud del programa ha producido una extensa lista de candidatos. La expectativa del Departamento es contratar suficiente personal como para contar con al menos un médico por cada reo en todas las penitenciarías del país. “El proceso de reclutamiento nos permitirá cumplir con nuestra objetivo programático en tiempo récord”, observó Pereira. “Como van las cosas, pronto tendremos un staff individual de cinco médicos para cada confinado, con enfermeras y todo”.

A juicio de la Secretaria de Salud, el mayor beneficio de esta iniciativa es la posibilidad de poner en vigor el programa nutricional diseñado por su Departamento específicamente para los reos, y que ahora podrá contar con supervisión especializada de los médicos contratados. “Finalmente estamos en posición de implementar los excelentes planes diseñados para garantizar el bienestar de la población penal, y que están en total armonía con la política de control de gastos que el Gobernador nos exigió a los jefes de agencia”, aseguró Pérez Perdomo. De acuerdo a la Secretaria, el plan para Corrección incluye una dieta balanceada similar a la que existe para las escuelas del país: “Semanalmente los excelentes profesionales de las artes culinarias que empleamos dentro del sistema de comedores escolares del Departamento de Educación acumulan el menú de nuestros reos, siguiendo nuestras rigurosas especificaciones. Ya Corrección ha comenzado con el recogido de los drones de comida sobrante de las escuelas”.


Un grupo de control de calidad del Departamento de Salud se dispone a degustar las exquisiteces preparadas por empleadas de comedores escolares para los confinados del país; ¿Cómo está eso, Chepo? “¡A la veldá’ que me estoy jaltando como cerdo, mi pana!”

Otro aspecto en el que se podrá observar una mejoría inmediata es en el programa de prevención de cáncer en la próstata. De acuerdo a Pérez Perdomo, dentro de los penales existe actualmente un plan de pruebas de próstata para cada reo. El mismo, sin embargo, se estaba implementando sin los controles debidos: “Ante la ausencia de un plan formalmente estructurado por el Departamento, los mismos reos se tomaron la iniciativa de implementar su propio plan de pruebas de próstata. El problema era que las pruebas se efectuaban en las bañeras del penal o por las noches en las cocinas, en lugar de en salas preparadas específicamente para esto. Además, en vez de efectuarse anualmente, cada reo reportaba que le hacían la prueba dos y tres veces por semana, a veces por más de un delegado”, dijo Pérez Perdomo.


Manuel “Navaja” Serrano, autor del asalto número un millón en Puerto Rico, sonriendo al salir de una agitada sesión urológica conducida en las duchas de la cárcel de San Juan: “Mera mano, más vale que los doctorcitos ésos tengan los deos bien gordos, ¿vite?”

Tanto Pereira como Pérez Perdomo rechazaron que un programa de reclutamiento de médicos fatulos con licencias compradas como el implementado localmente pueda tener repercusiones sobre el bienestar general de la comunidad penal. “Esos médicos estuvieron matriculados en facultades de medicina durante varios años”, explicó Pereira. “Los resultados de un mero examen no pueden ser el único criterio para medir la capacidad de un médico. ¿Y qué si decidieron comprar sus licencias por ser tan morones como para poder pasar la reválida? ¿Acaso eso no es lo mismo que hicieron los peritos electricistas del país? Y los ingenieros son todos bien competentes, ¿verdad? Esto galenos son tan profesionales como el que más”, aseguró el Secretario, ante la mirada de aprobación de la Dra. Pérez Perdomo.

Se espera que los galenos puedan aliviar también las necesidades del cercano Centro Médico de Río Piedras, donde el tiempo de espera promedio para un paciente en sala de emergencias es de 17.68 horas. “Nuestros galenos estarán disponibles para la ciudadanía en general todos los domingos desde las once de la mañana hasta la una de la tarde”, dijo Pereira, sin explicar la extraña coincidencia entre ese horarios y las horas regulares de visita a confinados.


La podiatra Nélida Aguilar Figueroa examina un paciente en sus nuevas oficinas en San Juan: “Tranquilo, Sr. Santiago, que se trata únicamente de pie de atleta”