San Juan, Puerto Rico – Cansado ya de esconder su verdadero origen, José Aponte Hernández, presidente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, ha decidido “salir de la cueva” y gritar a los siete vientos que es, en efecto, un cavernícola.

Su momento de liberación se dio a raíz del suceso de hace unas dos semanas, cuando Aponte tuvo que defenderse de una caricatura exhibida en la convención del Partido Popular Democrático donde lo representaron como un cavernícola con un enorme mazo en la mano. “Mi reacción inmediata fue de hacerme el más ofendido,” comentó Aponte, “y de hacer comentarios ridículos como el de que ‘espero que la caricatura no fomente violencia contra mi persona’ o alguna babosada del género. Sin embargo, la verdad es que estaba aterrorizado, pensando que alguien había finalmente descubierto el bochornoso secreto de mis orígenes”.


La caricatura que suscitó la epifanía de Aponte, quien aseguró ser “más pelú” y tener “pezones más sexy” que los que le pusieron en el dibujo

Aponte relató que luego de hacer esas declaraciones, meditó profundamente y decidió que ya estaba cansado de vivir su vida “en la cueva”, mortificado de cualquier comentario que pudiera indicar que alguien había adivinado su más íntimo secreto. “Así que ahora lo digo clarito: soy un cavernícola, como mi padre antes de mí. Uso taparrabos en casa (si es que no ando ernú), y así de peluíto como me pintaron en esa foto, así mismo me quieren: soy un troglodita, estoy orgulloso de serlo, y el que me venga con mierdas va a saber lo que es un buen mamellazo. Ah, y por si las moscas, mi nombre verdadero es Ogg: eso de ‘José’ era sólo pa’l tape”.


En los güikenes, Ogg se dedica a cazar lo que pueda encontrar en la jalda, cuando no está rompiéndose la crisma en accidentes de motora

Su revelación ha sido recibida con diferentes reacciones dependiendo de la persona. Por ejemplo, su esposa confesó: “Siempre me lo sospeché: las pieles de tigre en el piso de la sala, los rudimentarios pictogramas que siempre dibujaba en los pasillos de la casa, la peste a mamut en el cuartito de atrás… y nunca olvidaré cómo José me conquistó: dándome un macetazo en la chola y arrastrándome por las greñas hasta su casa. ¡Ah!”, suspiró con anhelo, “¡si sólo fuera así de romántico todavía!” Por su parte, los correligionarios de Aponte en el Partido Nuevo Progresista no saben si “estar ofendidos de que nos guardó un secreto tan contundente por tantos años” o por el contrario “estar emocionados de que finalmente tenemos a alquien que no sólo puede ponerse pico a pico con los Populares, sino que también puede majarles el hocico a macetazo limpio”.


Versión artística (e inexplicablemente futurística) de la primera cita de Aponte y su ahora esposa, pre-macetazo

El padre de Aponte, el Capitán Cavernícola Aponte, manifestó su gran orgullo por la decisión de su hijo: “Yo no me hice capitán en las Fuerzas Armadas para que mi hijo Ogg viniera a avergonzarse de mí, como ha hecho por todos estos años. Me alegra que finalmente le haya revelado al mundo que viene de una larga y orgullosa estirpe de hombres brutos y propensos a la violencia que se deleitan en la cacería de animales más débiles que ellos para luego comérselos crudos… pero bueno, él es político, ¡así que en realidad todo eso ya lo sabía to’ el mundo!”


El Capitán Cavernícola Aponte, extático de que su hijo haya finalmente aceptado quién es, y que haya entendido que ser bruto es parte de su linaje, no un defecto bochornoso