Jayuya, Puerto Rico – La Puerca de Juan Bobo, conocida mundialmente por su impecable gusto y atinado sentido de la moda, ha anunciado que pondrá al mercado su propia línea de cosméticos y de ropa fina, con el eslogan “¡Yo Los Uso, Yo Los Recomiendo, Oink!”

“Creo que ya era el momento”, explicó la diva porcina de la moda, luciendo guapérrima y ataviada como de costumbre con fastuosos ropajes. “No se puede ser tan glamorosa como yo y privar al mundo de un sentido de la moda como el mío”.


La Puerca posando para las cámaras, luciendo su propia marca de mascara y deslumbrantes pantallas de diamantes; “A la verdad que estoy bien buena”, opinó ésta

La “Línea Fabu de la Puerca de Juan Bobo”, como ha sido denominada ésta por su creadora, cuenta con más de mil variedades de lápiz labial, polvos y mascara. La Puerca también está mercadeando su última publicación, “No Tienes Que Ser Yo Para Verte Regia”, donde explica sus secretos para la belleza y el glamour.


Luciendo aquí su radiante sonrisa eddiemirosiana, Kathleen Harris, la controversial ex-Secretaria de Estado de Florida, es la fanática Número 1 de la Puerca: “¡Yo por ella hasta arreglaría los resultados de las elecciones!”

“Es sencillo”, aclaró la Puerca de Juan Bobo. “El secreto es el siguiente: volumen, volumen, volumen. ¿Por qué ponerte un poco de blush si puedes ponerte al menos tres capas? ¿Por qué aplicarte lápiz labial de un solo color si hay miles de colores para escoger?”


Tammy Faye Bakker, ex-esposa del afamado hombre de Dios Jim Bakker, ha sido siempre una fiel seguidora de las técnicas de la Puerca: “¡Esto línea de make-up estar cabróun!”, exclamó debajo de tres capas de bondo

La Puerca demostró cómo lograba su estilo único de belleza: luego de aplicarse al menos cuatro capas de mascara, alargando así sus pestañas a una longitud inimaginable, ella realzó sus labios con seis capas de lápiz labial de varios colores. Luego se vistió en un largo y seductor traje de noche color negro azabache (con un atrevido escote en el dorso estilo nouveau chic), y para poner broche de oro, se puso cuatro distintos collares de las más finas perlas de fantasía. “¿Ya lo ven?”, dijo, mostrándose en todo su esplendor. “¡Divina!”


Con sus gafas fuschia en forma de corazón y sus carnosos labios color carmesí, la diva porcina de la moda está dispuesta a quedarse con el mercado (y quizás romper dos o tres corazones)

Por su parte, Juan Bobo, el dueño de la Puerca y el que originalmente la vistiera y maquillara con la ropa y los cosméticos de su mamá, zozobró al darse cuenta que ésta regresaría pronto de la iglesia y encontraría a la cerda maquillada como puta santurceña y usando sus mejores trajes. “De esta paliza no me salvo yo”, dijo tristemente Juan Bobo, e imploró a los cielos: “Mamá, ¿por qué soy tan bobo?”

La línea de cosméticos de la Puerca de Juan Bobo, al igual que su libro, pueden conseguirse en cualquier farmacia y en la cadena Pitusa.

Tags en Blogalaxia: