Guayanilla, PR – Tras el sorprendente descubrimiento de que Uma Blasini, la representante de Puerto Rico ante el concurso de belleza Miss Universe, es nada más y nada menos que una aguerrida pirata, ésta ha sido descualificada del certamen por “no representar las cualidades de la mujer puertorriqueña”.


Uma Blasini en su atuendo de pirata / prostituta de los siete mares

La señora Marichú Cañizares viuda de Montilla, organizadora del certamen Miss Universe Puerto Rico y conocida líder cívica, fue la que autorizó la descualificación de Blasini. “No puedo permitir que esta sanguinaria corsaria mancille la reputación incólume de mi certamen”, refunfuña Marichú detrás de un abanico de seda. “Una persona como ella no es fiel representante de las cualidades de la mujer puertorriqueña, que no suele emborracharse con aguardiente y atacar naves en alta mar en búsqueda de tesoro”.


Marichú sonriendo guasónicamente ahora que Blasini no podrá arruinar la pureza de su certamen con su “repugnante estilo de vida”, permitiendo así que se realce el valor de las mujeres poniéndolas a caminar en tacos luciendo trajes de baño y contestando preguntas necias

La identidad secreta de Blasini se descubrió cuando, respondiendo a un cuestionario del certamen, manifestó que entre sus actividades favoritas figuraban “surcar los siete mares en búsqueda de buen botín” y “degollar polizones”. Marichú apunta que, por ejemplo, “una fiel representante de los valores que apreciamos no degollaría a un polizón, sino que lo referiría a alguna entidad social para buscarle trabajo y que así logre sacar su vida hacia adelante y pueda entonces pagar su pasaje en el barco”.


El barco pirata de Blasini, ‘La Calavera de la Muerte’, atacando a un crucero para poder así “saquear a los tripulantes, raptar a las mujeres, y participar en el buffet de las 3”

Zuleimar Arrarás, la beldad boricua que representará a Puerto Rico tras la descualificación de Blasini, dice que ella siempre le tenía miedo a la pirata cuando habían coincidido en certámenes anteriores. “Uma siempre andaba con un loro en el hombro, que, además de tenerle el hombre siempre to’ caga’o, se la pasaba hablando malo y tirándole piropos soeces a las demás concursantes (a mí me preguntó que quién era mi ginecólogo para ir a chuparle los dedos). Además, Uma amenazaba a las otras chicas con hacerlas caminar la plancha si creía que le estaban ganando, y cuando no le quedaba bien algún traje, se ponía a maldecir horriblemente, diciendo cosas como ‘¡Por las barbas de Satanás!’. Todas las chicas empezamos a evadirla desde que le sacó un ojo a la representante de Guaynabo con su garfio (aunque en el fondo sabíamos que se lo merecía por bicha)”.


Blasini amenazando a otra concursante con darle un tajo “de oreja a oreja” si ésta no le prestaba sus delicadas pantallas de diamantes y su hermoso collar de madreperla para poder así completar el ajuar de noche de Blasini

Defendiéndose ante la controversia, Blasini sólo ripostó: “¡Yarrrrrrr!”