Loíza Aldea, PR – Después de varias décadas de misterio, se ha averiguado finalmente “lo que quiere el Negro” protagonista de la famosa canción “Mami, Qué Será Lo Que Quiere El Negro”: aparentemente, lo que quiere es “equidad racial”.

Antonia “Toña” Candal, la mujer que, acosada por el Negro, no podía dormir tranquila y arropada de pies a cabeza sin que éste la destapara, por fin decidió increpar directamente a su marido qué era lo que éste quería: “Eso de estar preguntándole a Mami que qué era lo que quería el Negro no me ayudó mucho porque las teorías de ella siempre eran medias sucias: Mami, tienes una mente cochina”, acusó Toña.


“Yo lo que quiero es que el Negro me deje dormir tranquila: ¡miren cómo se me pone el pelo cuando no duermo mi siesta, si parezco una loca!”, exclamó Toña

La respuesta del Negro no fue la que nadie esperaba: “¡Yo lo que quiero es equidad racial en nuestro país!” Sin embargo, las teorías que de más respaldo gozaban hasta entonces iban desde “enseñarle medio metro de morcilla” hasta “poner a hacer más negritos”, pero nadie sospechaba la inquietud étnico-racial que apesadumbraba el corazón del Negro.

“Vamos a empezar con que tengo nombre, ¿está bien? Me llamo Cuco Couvertier: Cuco, no ‘el Negro’, ¿okay?” aclaró el Negro con enojo. “¿Ves?, éste es el tipo de cosa que tiene que cambiar, eso de estar llamando a la gente ‘Chino’ o ‘Cano’ o ‘Colorao’… ¡estamos en el siglo ventiuno, mi gente!”


El salsero Carlos “Cano” Estremera (otra víctima más de las corrientes racistas subyacentes en nuestra sociedad), reflejando todo haz de luz visible

El Negro no sólo está molesto por las inequidades raciales de nuestra sociedad, sino también por la inercia de su esposa: “Yo aquí tratando de levantarnos del yugo opresivo bajo el que nos tienen sumidos, y la trapo de mujer mía to’a arropá’ queriendo dormir la siesta tranquila… yo la despierto para iniciar una lucha contra el racismo, y ella lo que hace es lloriquearle a la mai, pidiéndole que le vaya con el chisme al pai, y pa’ colmo cantando una canción que lo que hace es ridiculizarme y poner a la gente a pensar mal”.


“Yo lo que quiero es igualdad para todos, sin importar raza, edad, credo, orientación sexu—bueno, ésa no, que no veo por qué hay que estar aguantando mariconerías”, dice el Negro en un derroche de ironía

Finalmente aclarado el misterio después de tanto tiempo, Toña dice: “Ahora que sé lo que quiere el Negro, ya sé lo que quiero yo: rasparme pa’l carajo y buscarme un marido menos militante, que prefiero mil veces estar casada con alguien como Will Smith que con alguien como Malcolm X”.