San Juan, PR – Para la sorpresa y horror de muchos de sus fanáticos, recientemente se ha revelado que los integrantes de la Ganga del programa infantil puertorriqueño “Chícola Y La Ganga” componen un cabal neo-Nazi secreto que, hasta su reciente descubrimiento, estaba en vigor en Puerto Rico. “Frau Schikola und das Judenmördergang”, como eran conocidos en su país natal, son un grupo de foragidos Nazis que se escaparon de Alemania después de la Segunda Guerra Mundial, viniendo a parar en la Isla.

Encabezados por Norma Edenhoffer, o “Das Kommissar” como se conoce dentro de su grupo, “Chícola Y La Ganga” se presenta a sí mismo como “un programa infantil dirigido a la educación y entretenimiento de la juventud puertorriqueña”, pero llegada la noche se convierte en un grupo “dedicado a darle un amansaguapo a la expansión global del zionismo y a boicotear todos los delis kosher”.


Frau Schikola, cuando todavía podía orgullosamente lucir una swastika y llevar su bigotito hitleriano sin temor a represalias

Sospechas de los siniestros matices del grupo comenzaron cuando Tuto Canuto, el adorable miembro de la Ganga, misteriosamente desapareció luego de descubrirse que su nombre de nacimiento era “Tuto Kanutostein”. Respondiendo sobre el paradero del personaje cuando los niños de su programa le preguntaban, Chícola siempre respondía evasivamente que él estaba “en su chalet de veraneo en Auschwitz”.

Sin embargo, la prueba fehaciente la halló el Doctor Saúl Jiménez, quien se dio cuenta que la aparentemente incoherente frase de Chícola, “¡Chocolate con gandules!”, al traducirse al alemán suena fonéticamente como “¡Muerte a los judíos!”. También descubrió que al escuchar al revés la canción “Con Permiso Sí, Sin Permiso No” se puede apreciar la voz de ultratumba de Adolfo Hitler leyendo pasajes selectos de su libro “Mein Kampf”. Enfrentada con tan incontrovertible evidencia, Edenhoffer tuvo que admitir su afiliación al Dr. Jiménez y le habló libremente del asunto, revelándole que en la Ganga figuran muchas otras figuras de la farándula puertorriqueña, tal como Sandra Zaiter, Alfred D. Herger y Giovanna Huyke, entre otros.


Chícola y Sandra Zaiter, sin duda planeando cómo avanzar la agenda ariana en Puerto Rico

Se rumora que Zaiter, o “La Mortífera Silla de Ruedas Ariana”, como le llaman sus correligionarios, se unió al grupo cuando fuera el Payaso Pinito (cuyo nombre de pila es Luis de Tejadaberg) quien causara el accidente que le costó el uso de las piernas: jurando venganza contra él y todos los de su raza, encontró consuelo en el naciente grupo neo-Nazi.

Alfred Deathkamp Herger, sin embargo, niega rotundamente estar asociado con tan vil grupo, pero al ser increpado sobre su innegablemente siniestro segundo nombre, éste comenzó a gritar: “Nein! Das ist falsch! Scheisse! Ach du lieber! Achtung! Verbotem! Papieren! Du hast mich! Edelweiss!” entre otras incoherencias, dado que francamente no sabemos más palabras en alemán.


Alfred Deathkamp Herger, gritando estruendosamente “Ich bin nicht ein Nazi!” en un tono francamente medio Nazi

Por su parte, a Giovanna Huyke, la rubenesca chef puertorriqueña, se le ha escuchado hacer comentarios que originalmente sonaban inocentes, pero que cobran un matiz macabro conociendo su verdadero trasfondo, como cuando dijo que “los hornos de hoy día no calientan na’: los que teníamos en mi época, ¡ésos sí que eran hornos!”.

La respuesta iracunda del pueblo puertorriqueño y del Gobernador Aníbal Acevedo Vilá no se hizo esperar: “No podemos permitir que estos monstruosos representantes de la época más horrible y vergonzosa de la historia humana permanezcan aquí para atentar contra la paz que se respira en nuestra isla”, sentenció indignado el Gobernador luciendo un fino traje de seda que no fue para nada comprado con dinero ilegal. “Hemos decidido deportar a Israel a estos representantes del odio y la intolerancia para con nuestros hermanos judiós, pa’ que vean lo que es bueno”, declaró severamente, asegurando así el voto de las tres familias judías en Puerto Rico.