Washington, DC – Ante las presiones de grupos que intentan hacer la cultura estadounidense lo más políticamente correcta posible, se ha anunciado que de ahora en adelante ya no se referirá al Día de Acción de Gracias como tal, sino como el Día Para Dar Gracias O No, Respetando El Deseo De Cada Quien (o, coloquialmente, el DPDGONREDDCQ).

“El Gobierno estadounidense apoyará sólidamente el DPDGONREDDCQ”, declaró en una rueda de prensa el Presidente George W. Bush. “No es justo que la gente asuma que todo el mundo tiene algo por qué dar gracias, dejando atrás a todos aquéllos que están verdaderamente jodíos, como los minusválidos, los iraquíes, o, vamos a hablar claro, mi administración después de la tunda de las últimas elecciones”. Acto seguido, el Presidente participó en la tradicional ceremonia de perdonar a un pavo, que este año sin embargo se ha nombrado “La Ceremonia De Perdonar A Un Animal, Que Podría O No Ser Un Pavo, Dependiendo Si Celebras el DPDGONREDDCQ O No”.


El pavo perdonado, devolviéndole el favor al Presidente Bush

Son muchos los grupos que pusieron presión para que este cambio tuviera lugar. Por ejemplo, un miembro de por vida de Alcohólicos Anónimos (lema: “Alcoholism is a disease, and its cure is really good scotch”) está de acuerdo con el mensaje del Presidente: “Yo tendría algo de qué estar agradecido si no perteneciera a una asociación llena de borrachos, que dice ser anónima pero lo primero que nos obligan a hacer antes de dirigirnos al grupo es decir nuestro nombre. De hecho, no van a imprimir mi nombre, ¿verdad?”, preguntó consternado el señor Ian Pewtershmidt, de Akron, Ohio.

Este renombramiento parecía ser el próximo paso lógico después de los cambios sociales a favor de ser políticamente correcto que se han manifestado últimamente, como por ejemplo, el decir “Happy Holidays” en vez de “Merry Christmas” para así no excluir a los judíos, musulmanes, o a los tres gatos que celebren Kwanzaa.


Tres gatos celebrando Kwanzaa

“No hay nada que me joda más a que venga un cristianito de pacotilla a desearme Feliz Navidad”, dice Azrael Darktower, un muchacho gótico que se la pasa dando vueltas por los centros comerciales de Miami para asustar a las personas mayores y a todo aquél que no esté acostumbrado a ver chamaquitos de dieciséis años con faldas negras y eye-liner. “Yo prefiero seguir los preceptos del Naturalismo, y que alguien con intenciones nobles trate de desearme felicidad en esta época del año es algo verdaderamente intolerable”.


Azrael Darktower, cansado de que le digan “Feliz Navidad” (pero todavía no cansado de los tatuajes faciales)

Incluso en Puerto Rico estos cambios están arraigándose cada vez más, a pesar de que la Isla es la tierra de innumerables personajes televisivos políticamente incorrectos que siempre han gozado del respaldo del público. Por ejemplo, tomando sólo el programa “Entrando Por La Cocina” se puede observar los personajes de Altagracia (estereotipo ofensivo hacia los dominicanos), Guille (estereotipo ofensivo hacia los homosexuales) y Luisito Vigoreaux (estereotipo ofensivo hacia los seres humanos).


Guille y Luisito Vigoreaux, donde Guille es el estereotipo menos ofensivo

Antonio Báez, presidente de la Asociación Puertorriqueña de Personas No-Videntes (lema: “Si me dices ‘ciego’ te voy a dar con el bastón”), ve la desaparición del Día de Acción de Gracias con beneplácito, y añade: “No tienen idea de cómo me siento cuando alguien viene a desearme ‘Feliz Día de Acción de Gracias’. A ver, ¿de qué tengo yo que estar agradecido? ¿De ser ciego y tener que depender de mi mujer para que me cuente qué está pasando en los re-runs de Karina Montaner en Televicentro? ¿De tener que perderme El Bombón de la Semana en Primera Hora? ¿De no poder darme cuenta cuando el piragüero hijuelagranputa de la Plaza de Armas me da una piragua de frambuesa cuando le pido de limón? Yo creo que estoy bastante grandecito como para poder determinar si tengo algo de qué dar gracias o no: no necesito un día en el calendario para recordarme el despingue colosal que es mi vida”.


El señor Báez, creyendo que está en un campo de golfito, sin que nadie lo saque de su error

Hay incluso rumores de que el senado puertorriqueño está discutiendo un proyecto de ley para referirse de ahora en adelante a “Los Tres Reyes Magos” como “El Número No Especificado De Personas De Posible Ascendencia Real A Las Que Se Les Podría O No Adscribir Poderes Mágicos”.