WASHINGTON D.C., EEUU – A raíz del nuevo movimiento en contra de la inmigración en los Estados Unidos, la adorable exploradora Dora the Explorer fue deportada ayer (al igual que su amigo, el mono Boots, quien luego de ser investigado, resultó llamarse Chepo Peláez).


A la izquierda, Dora corriendo como puta para evadir el arresto; a la derecha, el mono Boots (Chepo Peláez) y Dora con las manos arriba para evitar ser abaleados

“Que se regresen a México o a Guatemala o a de donde rayos sean”, comentó James Inhofe, senador republicano por el estado de Oklahoma. Al recordarle que los Estados Unidos es un país forjado por inmigrantes, y que todo el mundo es, hasta cierto punto, un inmigrante, éste contestó: “Sí, pero éstos son diferentes porque son marrones y no hablan inglés”.


El senador Inhofe, tratando fervientemente de fingir que su familia descendió del Mayflower

Defendiendo la deportación de Dora the Explorer, la voluptuosa Lara Croft dijo en su acento británico que “Dora le estaba quitando el trabajo a otras exploradoras estadounidenses como yo, que ya apenas podían conseguir trabajo”. Le recordamos que que ella misma no es estadounidense y que nuestras fuentes nos dicen que entró a los Estados Unidos ilegalmente (como polizonte en un barco), en búsqueda de la Máscara Sagrada de Tláloc. Acto seguido, ésta murmuró algo nerviosamente, se aferró de una liana que apareció de la nada, y se desvaneció sin dejar rastro.

La adorable Dora no fue la única en caer en la redada de deportación: Don Francisco, el centenario animador del programa “Sábado Gigante”, también fue víctima del suceso que se está llamando “Miércoles Marrón”. Testigos presentes durante su arresto cuentan cómo El Chacal le tocó la trompeta como un triunfante “Jódete” musical, mientras La Cuatro y la modelo rubia con la boca inmensa lloraban amargamente.

Igualmente, la ¿actriz? ¿cantante? ¿bailarina? ¿desperdicio de piel? Charo, original de España, fue detenida por las autoridades de inmigración; ésta, a pesar de tener todos los documentos adecuados para evidenciar su permanencia en los Estados Unidos, fue deportada por “haber usado eso del ‘cuchi-cuchi’ tantas veces que ya jode”, en palabras del oficial que la esposó y la condujo al vehículo de transporte de prisioneros. “¡Hoztia, pero ez que ezto ez un atropello!”, ceceó Charo mientras el oficial intentaba amordazarla ante el aplauso de los presentes.


La ¿talentosa? Charo, ofreciendo dos buenas razones por las cuales no debería ser deportada

Se rumora que incluso el legendario cantante Julio Iglesias estaba en la lista de deportación, pero éste evadió accidentalmente la justicia cuando los agentes de inmigración equivocadamente arrestaron a una bola de cuero que alguien había dejado en el patio luego de varios días de lluvia, confundiéndola con el ajado cantante español.


El afortunado Julio Iglesias, acompañado como de costumbre de su arrugas, a la izquierda; la menos afortunada bola de cuero, a la derecha

Son muchos los hispanos famosos que esperan ansiosos la visita de la temida “Migra”. “Íjole, si deportaron a Dora the Explorer, que es un dibujo animado no’ más, yo mejor me voy pintando de aquí”, dijo el comediante George López mientras se subía a una troca junto a otros hispanos poniendo pies en polvorosa.

Fuentes cercanas a la Casa Blanca revelan que los hispanos siendo arrestados serán llevados al sur de los Estados Unidos, donde, después de ser obligados a construir una muralla para separar a México de los Estados Unidos, serán dejados en la parte mexicana. “Si dicen que vinieron aquí a trabajar, ¡pues que trabajen!” declaró risueño el presidente George W. Bush.