Cupertino, California – Luego de la inesperada renuncia de Steve Jobs como CEO de Apple, el gigante de la informática ha comenzado una búsqueda desenfrenada por “otro líder visionario que nos ayude a desarrollar productos careros pero bonitos que millones de fanboys alrededor del mundo nos compren sin chistar solo porque llevan nuestra marca”.

Steve Jobs en momentos más felices cuando estaba ocupado mercadeando el iPhone y no muriéndose a plazos cómdos de alguna misteriosa enfermedad hepática

Inmediatamente luego de hacerse pública la renuncia del querido CEO, las acciones de Apple bajaron rápidamente de valor debido a que muchos inversionistas manifestaron no estar seguros de que “sin el liderazgo de Jobs, Apple pueda ser quien propulse la próxima moda de la informática que obligue a hordas de geeks a comprarse versión tras versión de un producto carísimo que podrían conseguir muchísimo más barato si pudieran simplemente prescindir del logo de la manzanita”. Además, los inversionistas admitieron que “nos paniqueamos bien brutal porque francamente esa es parte de la descripción de nuestro trabajo: ¡friquiarnos exageradamente por cualquier tontería!”.

Corredores de bolsa desesperadamente vendiendo acciones de Apple primero al enterarse que Steve Jobs renunciaba como CEO, y luego al enterarse que el presidente Obama solo se comió media tostada de desayuno

Tim Cook, el nuevo CEO de la compañía, reportó estar algo angustiado al recibir de lleno la responsabilidad de tener que ingeniárselas para mantener a Apple en la vanguardia de la tecnología. “Steve era siempre el que sabía dónde estaba la próxima idea totalmente sencilla y obvia que podíamos mercadear como si fuera la última Pepsi en el desierto, empaquetar en una envoltura atractiva, y enjorquetársela a nuestros fanáticos incautos”, admitió Cook. “Fue él quien se las ingenió para desarrollar el iPod, el iPhone y el iPad, pero no se a qué otro sustantivo común podremos ponerle una ‘i’ minúscula al frente para convertirlo en un producto carero de Apple. ¿Qué es lo próximo, Steve?”, imploró Cook con zozobra. “¿’i’ qué, Steve? ¿¿¿¿¡¡¡‘i’ qué…!!!???”.

Este muchacho está celebrando el haber gastado más de $400 por un teléfono con un logo de Apple

Por otro lado, Steve Jobs aseguró estar sumamente contento por su decisión de renunciar a la compañía que cofundó hace más de 30 años. “Sé que mucha gente se preguntará si mi renuncia se debió a mi rumorado estado delicado de salud”, explicó Jobs, “y ante esas interrogantes solo puedo responder: ‘¡A la verdad que ustedes son bien bochincheros, ¿ah?!'”. Aunque el ex CEO de Apple indicó que preferiría no opinar sobre la dirección de la compañía, Jobs no pudo evitar hacer unas últimas declaraciones: “Tim Cook me preguntó que cuál es la próxima ‘i’ que vislumbraba en el futuro, y le puedo dar tres, si gusta: iNvertir mi dinero sabiamente para no tener que volver a dar un tajo ni en defensa propia; iNvestigar cuál es el mejor lugar para jubilarse con chavos; ¡e iRme pa’l carajo y no volver jamás!”.

Steve Jobs, luego de haberse iDo pa’l carajo