Washington, D.C., EEUU – Intentando desesperadamente encontrar candidatos viables para las elecciones del 2012, el Partido Republicano ha organizado un concurso titulado “Top Republican Darkie” a través del cual pretenden encontrar “personas con una cantidad cualquiera de melanina” que represente su colectividad en la próxima campaña electoral. “Por un tiempo pensamos que eligiendo como presidente del partido al ventiúnico negrito que teníamos iba a hacernos parecer menos racistas”, explicó Bianca Whittier, relacionista público del Partido Republicano. “Claro que sólo hicimos eso luego de que Obama ganó la presidencia, así que las personas con más de dos dedos de frente se dieron cuenta de nuestra movida bochornosa. Es por eso que ahora queremos llenar nuestra colectividad con gente de todos los colores: ecru, off-white, o beige… ¡aquí no discriminamos!”. En el concurso “Top Republican Darkie” puede inscribirse “cualquier persona que sea más oscura que el papel del formulario de registro”, y el único requisito es “no ser un demócrata/liberal/patorrio lloricón”. En efecto, los concursantes no tienen ni que ser republicanos registrados: “Después que estén dispuestos a ser entrenados en el arte de ser un conservador de clavo pasa’o, pueden aspirar a formar parte de nuestra papeleta en el 2012… ¡y si aún no tienen una bandera confederada, les daremos una completamente gratis!”. Los tres finalistas del certamen serán entrenados por miembros de las más altas esferas del Partido Republicano (tales como el patibulario ex vice presidente Dick Cheney), quienes les enseñarán valiosas destrezas tales como: cómo poder decir que no les importa un bledo lo que le pase a los pobres sin sonar clasista; cómo abogar por medidas que claramente violan la Constitución en pos de la seguridad nacional; y cómo cantarse más religiosos que nadie pero actuando de la manera más deleznable posible.

“Aunque estamos muy contentos con la inevitable nominación de Sarah Palin para la presidencia en el 2012”, aseguró Whittier, “nuestra MILF casquivana pero über-conservadora necesita un compañero de papeleta… ¡y quién sabe cuál de estos darkies arrimados logrará ganar el concurso y ser su vice presidente!”.


Michael Steele, presidente del Partido Republicano y único miembro de la colectividad que no se pone colora’o después de un día de playa