Washington, D.C. – Al patibulario ex vice presidente Dick Cheney se le ha visto recientemente hablando en cuanto programa político existe en la televisión, y ofreciendo conferencias de prensa para dar su opinión no solicitada y criticar la gesta del ahora presidente Barack Obama. Evidentemente harto de seguir escuchando la habladuría de Cheney, durante su última conferencia de prensa El Chacal apareció como por arte de magia detrás del podio y le tocó la trompeta al ex vice presidente en señal de que se callara la boca ya y se largara.

Algo así fue que lo que le hizo El Chacal a Cheney

El Chacal de la Trompeta, el odioso personaje del programa “Sábado Gigante” cuya labor era darle un trompetazo a los participantes que no sabían cantar para que se callaran, decidió continuar su gesta justiciera allende a los confines del programa. Don Francisco, anfitrión de “Sábado Gigante” e intérprete del mudo Chacal, tradujo lo que éste quiso decirle al ex vice presidente con su trompetazo: “Cheney, ya tú tuviste tus ocho años para cagar la cosa y hacer lo que te diera la gana sin que te importara lo que pensaran tus oponentes… ¡y ahora es el turno de Obama de hacer exactamente eso mismo! Así que, ¡chúpate este trompetazo, cállate la boca ya, y regresa a tu casa a hacer lo que sea que hacías en tu tiempo de ocio antes de sugerirle a George W. Bush cómo echar a perder la nación americana!”.


El Chacal apuntándole a Dick Cheney a la cara burlonamente

Don Francisco, cuyo verdadero nombre es inexplicablemente Mario Kreutzberger Blumenfeld, secundó las palabras de su compinche chacalino, y habló con palabras incluso aún más fuertes: “Cheney está hablando demasiado de lo que pica el pollo: ¿no le habrá dicho nadie que su partido cogió una tunda en las elecciones pasadas y que quizás debería tener la decencia de callarse la boca de una vez y dejar de joder el parto? ¡Pues para eso está aquí El Chacal, para decirle exactamente eso mismo, pero a son de trompeta!”. Don Francisco aseguró que “aunque a través de las décadas no he hecho más que escuchar a nuestros participantes que se creen que cantan bien, pero lo que hacen es poner a aullar a perros lejanos, nunca antes en mi vida había querido romperle una trompeta en la cabeza a alguien más que cada vez que oigo a Cheney hablar. Ese villano no dijo ni ji durante sus años en la vice presidencia, como si no tuviera que explicarle nada a nadie, pero no hicieron los republicanos más que perder zarrapastrosamente el año pasado, y ahora de repente su misión es menoscabar todas las decisiones de Obama y seguir sembrando el miedo en el pueblo americano”, apuntó el anunciador de “Sábado Gigante”, con un sorprendente grado de dominio sobre temas de política. “¿Qué se creían?”, preguntó Don Francisco ante nuestra sorpresa. “¿Que no soy nada más que una cara linda?”.


Don Francisco: mucho más que una cara linda

Por su parte, Dick Cheney, en cuya presencia El Chacal es solamente el segundo ser más despreciable, inicialmente se mostró sobresaltado y confundido cuando el siniestro personaje encapuchado apareció de la nada cuando Cheney estaba pronunciando su crítica du jour sobre la presidencia de Obama y empezó a tocarle la trompeta: “Lo primero que pensé fue: ‘¡Alguien me ataca! ¿Dónde está mi escopeta, para dejarle la cara llena de perdigones a alguien?’. Cuando me viré e intenté preguntarle al hombre vestido de negro que quién era y qué quería, éste lo que hizo fue tocar la misma tonada en la trompeta cada vez que yo abría la boca, hasta que finalmente me tuve que callar, y los miembros de la prensa ahí presentes comenzaron a aplaudir. Luego se me acercaron miembros de mi personal y me explicaron que El Chacal era un personaje de un programa latino, lo cual explica por qué no sabía quién era él: ¡yo no veo televisión para Marroncitos!”.


Dick Cheney con el moco caído al enterarse el significado de que El Chacal te toque la trompeta

Por su heroica gesta justiciera, la administración de Obama está considerando otorgarle a El Chacal la Medalla Congresional de Honor: “¡Es más, si logras que Cheney deje ya de joder la pita con sus discursos programados a la misma hora que los míos, te haré parte de mi administración!”, le aseguró a El Chacal el presidente Obama.


El Chacal y Don Francisco tratando de quitarle el micrófono a Dick Cheney