Chicago, Illinois – Luego de la avasalladora victoria en el colegio electoral del candidato presidencial demócrata, Barack Obama, éste está montando una campaña llamada “Operation Reality-Check” para bajar las irrazonablemente altas expectativas que tienen sus férreos fanáticos. La primera acción para lograr su objectivo consta de nombrar personas sumamente no cualificadas para diferentes puestos en su gabinete de gobierno, para que el electorado vea que él también es capaz de “hacer burradas semejantes a las de la administración de [George W.] Bush”.


El Presidente Electo Obama, presto a decepcionarnos un poquito para que nos vayamos acostumbrando

“Por alguna razón”, comenzó explicando Obama, “la gente que votó por mí tiene unas ideas algo irrealistas de lo que será mi administración, lo que me hace pensar que quizás se me fue la mano con eso de la ‘esperanza’, logrando ilusionar a personas con defectos mentales: ¡mala mía! Por ejemplo, los otros días después de un discurso se acercó a mí una doña pidiéndome que le curara la artritis… y sí, bueno, se la curé, pero le dije que no era justo que asumiera que yo puedo andar por ahí curando a los enfermos todo el día. Es por eso que ahora mi comité de campaña comenzará a desplegar la primera fase de ‘Operation Reality-Check‘ para realizar una bajada de moco preventiva al pueblo estadounidense, que se cree que porque, como dijo Berlusconi, soy guapo y tengo un buen bronceado, seré capaz de arreglar en los primeros cien días el desmadre que dejaron los republicanos. Además, mis seguidores están convencidos de que cago oro, así que hay que empezar a acostumbrarlos desde ahora a la idea de que inevitablemente los decepcionaré metiendo la pata o yendo en contra de mis promesas de campaña”.


Silvio Berlusconi, el Primer Ministro de Italia, tratando de robarnos el guiso con sus comentarios ofensivos

Para comenzar con broche de oro la operación bajamoco, Obama anunció a la prensa algunos de sus candidatos para los diferentes puestos dentro de su gabinete, los cuales, según Rahm Emanuel, su Jefe de Gabinete, “son selecciones tan totonas que podrías pensar que las hizo el mismo George W. Bush”. Por ejemplo, para el Departamento de Justicia, a Obama le gustaría nominar a nada más y nada menos que a O.J. Simpson: “O.J. es una persona sumamente preparada para ser Secretario de Justicia, porque ha pasado ya varios años de su vida en los tribunales, familiarizándose con el proceso judicial americano. Claro está, de su último caso en las cortes él no salió airoso, pero bueno, eso no es nada que un buen perdón presidencial no arregle”. Simpson aceptó agradecido y lloroso la nominación, y aseguró que bajo su administración prometía “darle un buen tajo al crimen y una buena pezcozá’ a la maldita sucia pegacuernos de la corrupción”.


O.J. Simpson con cara de duelo al enterarse que será perdonado por Obama para asumir su rol en el gabinete

Continuando las nominaciones decepcionantes está la del ex-baloncelista Earvin “Magic” Johnson para Secretario de Salud y el ciclista Lance Armstrong para Secretario de Transportación. Explicó Obama que “ambos son excelentes candidatos porque, por un lado Magic Johnson ha logrado mantener el virus del SIDA bajo control por décadas, y por el otro, Lance Armstrong ha hecho que al americano promedio le importe un bledo esto de andar en bicicleta. Y sí, ninguno de los dos tiene un carajo de experiencia en materia de administración gubernamental… ¡pero no es que yo pueda ponerme a criticar mucho en ese sentido!”. El Presidente Electo añadió que estos candidatos sirven además para reafirmar su intención de tener un gabinete lleno de minorías, “como es el caso de otro afro-americano y un blanquito a quien le falta una bola”.


Lance Armstrong, usando una de esas malditas pulseritas que empezó una moda para las personas a quienes les gustan las charrerías

Sin embargo, lo que más chocó a los seguidores de Obama fue la nominación de su ajado oponente republicano, John McCain, como Secretario de la Vivienda. “Esta selección fue en realidad la más sencilla”, intimó el Presidente Electo. “John tiene un fracatán de casas, así que sabe mucho de este tema… ¡y quizás siendo el jefe de la agencia pueda finalmente averiguar de cuántas casas en total es dueño!” Además, fuentes cercanas a Obama también añadieron que con esa selección su administración pretende “callarle la boca a los republicanos llorones y malos perdedores… ¡sobre a todos aquéllos que están bien molestos, se la pasan borrachos con cerveza, y tienen muchas armas de fuego!”. McCain, por su parte, respondió que, aunque agradecía la oferta, tenía que rehusarla dado que sus planes inmediatos consistían en meterse en una cámara criogénica para poder estar “fresquecito” para las elecciones del 2012, “porque después de haber estado en aquella maldita jaula de bambú por tantos años, no pienso morirme sin que el pueblo americano me elija Presidente: ¡es lo que me debe!”.

Todavía no hay información sobre cuál será la segunda fase de “Operation Reality-Check“, aunque muchos expertos aseguran que “tener expectativas tan ridículamente altas de un político joven con poca experiencia legislativa y ninguna experiencia ejecutiva dará muchas oportunidades para bajarle el moco a la gente”.