Tel Aviv, Israel – Hoy jueves, luego de intensas negociaciones, comenzó una tregua entre Israel y el gobierno palestino de Hamás. Esta tregua, en la tierra que Dios, en Su infinita sabiduría, ha permitido que se convierta en el punto focal de las tres religiones más belicosas en la historia del mundo, durará seis meses, o hasta cuando uno de los dos lados encabrone de cualquier manera a la otra facción, lo que pase primero.


¡Ja ja! ¡Tremenda broma, Señor, hacer de este canto de tierra la Tierra Sagrada de tres religiones distintas! ¡Brillante! Ya mismo se acaba la broma, ¿verdad?

“Que quede claro, que esta tregua no indica que aguantaremos atropellos de los sionistas que han ocupado Jerusalén”, indicó Jordan Sadr, residente del área de Gaza, opinando sobre la tregua declarada en el conflicto milenario por el control de la Tierra Santa. “Esta tregua fue negociada a seis meses, cierto, ¡pero a la que uno de esos cabrones siquiera se tire un peo en la vecindad de Gaza, que comenzamos de nuevo!”. Éste hacía referencia por supuesto al lamentable suceso que rompió la tregua de diciembre del 1992, cuando a uno de los soldados israelíes en el área ocupada se tiró un peo precisamente cuando unos jóvenes palestinos caminaban frente a él. Tomándolo como una falta de respeto, los exaltados jóvenes enfrentaron al soldado y en cuestión de minutos el cese al fuego se volvió historia.

El lado israelí también se manifestó en cuanto al nuevo cese al fuego. Abimelech Goldman, israelita, y dueño de un restaurante en el área fronteriza de Gaza, manifestó que no le veía mucha esperanza a la tregua alcanzada en estos días: “Nuestro gobierno no comprende la maldad que hay en ese otro lado de la frontera. ¿Qué se supone que haga cuando escuche a uno de ellos decir ‘el humus de Abimelech está bueno, pero el de Mami sabe mejor’? Yo sé lo que están diciendo: ¡que un judío nunca podrá hacer un humus más sabroso que el que haga un palestino! ¡Por mi madre que si escucho un comentario así, que se joda la tregua y empiezo a tirar pedrá’s pa’l otro lado!”, dijo con exaltación.


No jodan con el Humus de Abimelech, o se forma una Guerra Santa

Sin embargo, nadie manifestó más escepticismo con la tregua que el adorable ratoncito Falfour, la estrella del programa “Los Pioneros del Mañana”, transmitido por la estación de televisión de Hamas, Al-Aqsa TV. Aunque en el programa él está supuesto a haber muerto en manos de los israelíes defendiendo sus tierras, para el terror de los infantes que veían el programa, éste se encuentra vivo, y en el clandestinaje, planeando la destrucción de Israel. “Si el gobierno de Israel se cree que mis jóvenes pioneritos no tienen grabadas indeleblemente en sus impresionables mentes la muerte que sufrí en manos de ellos en mi último programa, se equivocan”, dijo con aterradora exactitud. “Pero para que vean que yo soy bueno, vamos a darles un break. ¡Pero a la próxima que yo escuche que soy una barata imitación de Mickey Mouse, comenzamos de nuevo! ¡Muerte a Israel, amiguitos!”, finalizó.

Para los que se creen que lo de Falfour es invento nuestro, he aquí el momento en que es martirizado por defender las tierras palestinas. Sí, esto es un programa para niños palestinos y si no supiéramos eso, esto sería increíblemente gracioso