Washington, DC – La pre-candidata por el Partido Demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, Hillary Clinton, estuvo esta semana en la ciudad de Filadelfia en una de sus paradas de campaña para las primarias de su colectividad. Ésta utilizó la oportunidad para compararse con el legendario púgil cinematográfico, Rocky Balboa, aparentemente sin saber que éste pierde la pelea en la primera película.


Hillary, levantando sus manos en una de las impresiones más charras de Rocky jamás vista

Refiriéndose a la famosa escena de la película original donde Rocky sube las escalinatas del Museo de Arte de Filadelfia durante su entrenamiento contra su contrincante, Apollo Creed, la Senadora dijo: “¿Se imaginan que Rocky Balboa hubiese subido hasta la mitad de las escaleras del Museo de Arte de Filadelfia y dijera: ‘Bueno, me parece que ya es suficiente’?”, procediendo a asegurar que, al igual que el boxeador, ella no se iba a dar por vencida. Sin embargo, aparentemente nadie le dijo a la Senadora que en esa película Rocky dura todos los asaltos, pero eventualmente pierde la pelea.

Esta antigua evidencia fílmica descubierta por los intrépidos reporteros de El Ñame demuestra fuera de toda duda que Rocky, en efecto, perdió la pelea

“Bueno, si la Senadora está sugiriendo que también a ella un negro le va a comer los dulces, pues seguro, estoy de acuerdo con su grandiosa analogía”, dijo en un comunicado de prensa el Senador Barack Obama, su contrincante primarista. Enfrentada con este comunicado, la Senadora reaccionó sorprendida: “Pero, ¿se creerá el Senador Obama que yo soy tonta? Rocky peleó con Apollo, con BA Baracus y con Drago, y le ganó a los tres. Sé que hubo otras dos películas, pero estoy casi segura que las ganó también. ¿Cómo Rocky va a perder? Eso hubiera sido una mierda de película“. Su esposo, el ex-Presidente Bill Clinton (quien se encontraba con ella porque últimamente no la suelta ni en las cuestas), trató de aclararle que Rocky le gana a toda esa gente, pero solamente después de perder la primera pelea, a lo que la Senadora le contestó con mirada severa: “¿Me estás mintiendo de nuevo, cariño? ¿Qué dijimos sobre eso?”


Por alguna extraña razón, Hillary ya no le cree una palabra a Bill

Luego de presentado el final del filme a la Senadora en adición de un corto de Sylvester Stallone explicándole a James Lipton por qué decidió que Rocky perdiera la pelea, la Senadora procedió a clarificar su analogía: “No, no, no: no es que esté equivocada, es que nuevamente he errado en la forma que expliqué un suceso. Lo que quería decir es que como Rocky, me levantaré para pelear de nuevo. O sea, que va a haber una segunda parte. No es que voy a perder estas elecciones y vuelvo para las primarias del 2012. Me refiero a la pela que me ha dado Obama hasta ahora… ¿entienden?”, dijo Hillary, tratando de arreglar lo que sólo en su cabeza era una brillante analogía.