Hollywood, California – La policía de Los Ángeles anunció hoy que daría una búsqueda sin cuartel para encontrar al malhechor que plantó la cocaína en los bolsillos apretados de Lindsay Lohan que fuera encontrada por la policía cuando ésta registraba a la actriz. Esta búsqueda se da luego de que Lindsay Lohan comunicara por correo electrónico al reportero de “Access Hollywood”, Billy Bush, que la cocaína no era de ella. “Soy inocente… no consumí drogas, no son mías”, alegó la atribulada actriz.


Hay un cabrón por ahí que plantó cocaína a Lindsay y hay que encontrarlo: ella será una borracha pendeja, pero una drogadicta… ¡nunca!

El detective que lanzó la investigación, John Markman, explicó: “Ya yo me estaba sospechando que algo terrible estaba pasando en Los Ángeles. Si supieras cuánta gente que he arrestado con droga me dicen lo mismo: ‘¡No es mía!’ Cualquier persona razonable pensaría que eso es una desesperada negación de alguien que lo han cogido con las manos en la masa, pero, ¿tanta gente? Empecé a sospechar que había alguien que estaba entrampando a todas estas personas, pero ahora, con lo que ha dicho Lindsay, estoy completamente convencido. Hay un cabrón que le está plantando droga a miles de personas inocentes aquí en Los Ángeles, y les aseguro, lo vamos a encontrar”.

Sin embargo, el alcance de la tenebrosa mano de este individuo parece no tener límites. El Presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, asignó a un equipo especial de la FBI a la investigación sospechando que esta persona es también responsable de que no se hayan encontrados Armas de Destrucción Masiva en Irak. “Ante las perturbadoras alegaciones de Lindsay Lohan de que la cocaína no era de ella, he asignado a un equipo especial de la FBI a asistir a la policía de Los Ángeles en la búsqueda de este individuo que aparentemente también ha entrampado a miles y miles de personas inocentes en esta nación. Dada la habilidad de este individuo de hacer aparecer droga por arte de magia en los bolsillos, automóbiles y camisas de sus incautas víctimas, sin dejar rastro, me veo forzado a llegar a la conclusión que éste fue el mismo cabrón que hizo desaparecer las Armas de Destrucción Masiva que nosotros sabíamos que estaban en Irak y que nunca aparecieron. Que sepa ese cabrón que no habrá boquete ni montaña en donde se pueda esconder de nosotros. Y lo vamos a encontrar, no se equivoquen: él no es Osama Bin-Laden”, dijo el Presidente.


“Porque a la verdad que se necesitan unos cojones así de grandes para plantar evidencia y joder a miles y miles de personas con un embuste”, dijo Bush

Por otro lado, el gobernador de Puerto Rico, Aníbal Acevedo Vilá, anunció que su gobierno también asistiría a la policía de Los Ángeles, ya que sospecha que ese mismo cabrón es el que está plantando evidencia en la investigación que un Gran Jurado lleva en su contra por un alegado esquema de donaciones ilegales a su campaña. “Que sepa ese cabrón, que el pueblo de Puerto Rico y yo vamos pa’lante y no nos vamos a dejar amedrentar por sus burdos intentos de arruinarle la carrera a una gran actriz, y a un gran gobernador. Es más, yo me imagino ya quién es: tiene ojos azules y sus iniciales son Pedro y Rosselló. A ver si la FBI por fin enfila sus cañones adonde tiene que enfilarlos”, comentó airado.


El Gobe no paró ahí: “Y a final de cuentas, si el Gran Jurado se atreve a presentarme cargos, que sepan desde ya que este traje no lo compré yo. Mágicamente apareció en mi clóset. ¡Y lo más seguro ese cabrón fue el que lo compró en Euromoda con cash y lo plantó ahí también!”

Sin embargo, siempre hay oportunistas que toman provecho de momentos de incertidumbre como éste, y ése fue el caso con O. J. Simpson, quien desvergonzadamente le pidió a la policía de Los Ángeles que investigaran si éste era también el mismo individuo que mató a su ex-esposa, Nicole Brown y a su amigo Ronald Goldman. “Pero qué cojones tiene el negro ése”, dijo el detective Markman. “Déjame adivinar, y dijo también que el tipo que lo hizo es ‘algún tipo puertorriqueño’ ¿verdad? Mándenle a decir que sea original y que yo también vi ese episodio de South Park… huelepote”.