Cupertino, California – Luego de un espectacular primer fin de semana de estreno donde se vendieron más de 500 mil iPhones, durante el día de ayer empezó a regarse el rumor en la industria de que a finales de año Apple estaría lanzando un nuevo modelo barato del iPhone basado en el iPod Nano. Como resultado, el pánico y la desesperanza se ha apoderado de los grandes ejecutivos de la industria de teléfonos celulares, quienes saben muy bien que Apple domina el 75% del mercado de los MP3 players en Estados Unidos, aun habiendo llegado tarde a la competencia.

“¿Por qué el pánico?” se preguntarán nuestros amables lectores: ok, piensen cuándo fue la última vez que vieron a alguien salir así de emocionado de la tienda de SunCom en plaza Río Hondo con su último celular de la marca que sea… exacto

“Dios mío, nos jodimos”, aseguró Jorma Ollila, CEO de Nokia, posiblemente la compañía más reconocida de celulares del mundo. “Quinientos mil teléfonos en un fin de semana, y ése es el que cuesta de 500 a 600 estacas y sin ningún tipo de descuento. ¿Ahora esos abusadores van a sacar un modelo barato? Y pa’ colmo en el mismo estilo de un iPod Nano. Mano, hasta yo quiero uno cuando salga. Mi compañía es lo suficientemente grande como para aguantar el cantazo y yo poder seguir viviendo cómodamente, pero otros… no sé”.

“Compren mi teléfono, por favor”, dijo entre sollozos Sung-Kyu Lee, CEO de Pantech, productora de teléfonos para AT&T y otras compañía de servicio celular, mientras sujetaba el teléfono Pantech C300 en sus manos. “Miren, tiene una camarita de lo más chula. ¡Y miren! ¡Cierra y se abre! ¿Ven que cool? ¡Maldita sea! ¿A quién estoy engañando?” exclamó, restrellando el C300 en el piso y rompiendo a llorar amargamente. “Un iPhone del tamaño de un iPod Nano, y económico. ¿Cómo carajo podemos competir con eso?”, dijo patéticamente entre sollozos.

Sung-Kyu Lee, presidente de la compañía coreana de teléfonos Pantech llora amargamente; a la derecha, su mierda de teléfono, el Pantech C-300, el cual está a punto de ser masacrado por el iPhone Nano

Sin embargo, siempre magnánimo en la victoria, el CEO de Apple, Steve Jobs, declaró que le buscará empleos a los CEOs menos afortunados que perderán sus compañías en la inevitable masacre que se avecina. “Obviamente necesito managers para mis nuevas tiendas Apple a través de todo el mundo. Con mucho gusto le doy una a administrar al compañero Sung-Kyu Lee cuando abra nuestro nuevo Apple Store en Corea. Nuestra paga es competitiva y nuestro plan de salud es excelente. También hay otras oportunidades excitantes de empleo para estos nuevos desempleados trabajando directamente conmigo. Por ejemplo: ¿sabían que la mejor forma de brillar un iPhone es pasándole la lengua? Oh, si tan sólo tuviera a alguien que me la tuviera brilladita todo el tiempo… ¿Ven? Yo doy break“, aseguró.

“Este iPhone no se limpia solo”, resaltó Steve Jobs; “Obviamente esto representa una nueva oportunidad de empleo para cualquier CEO que eche a un lado su orgullo y me lo limpie con la lengüita”