Hollywood, California – Las enfermedades venéreas de Pamela Anderson han manifestado su descontento sobre las condiciones de hacinamiento en las que se ven forzadas a vivir dentro del cuerpo de la actriz.

“Son inconcebibles las penuriosas condiciones bajo las que tenemos que vivir”, dijo molesta Hepatitis C, una de las inquilinas originales. “Nos tienen aquí todas amontonadas, viviendo como mexicanos indocumentados en Los Ángeles, to’as encima de las otras. Yo recuerdo que al principio tenía la casa para mí sola, como quien dice, y ahora tengo que compartir el espacio con enfermedades que yo misma ni sabía que existían”.


Hepatitis C, visiblemente molesta de tener que estar “apiñoná’ entra tanta otra jodía enfermedad venérea… ¡coño, cierra las patas, Pamela!”

En efecto, Fleburitis Alfa, un nuevo mal hasta ahora desconocido entre humanos, es uno de los más nuevos residentes de la despampanante artista. Previamente sólo existente entre ciertas especies de mono en el Amazonas, él mismo no sabe cómo llegó a entrar al cuerpo de Anderson, “e eu não quero mesmo saber”, dijo.


Pamela Anderson y su ex-esposo Tommy Lee, quien contagia a la gente con su hepatitis C de sólo mirarla

Sífilis opinó que “si no fuera por lo fleje que nos salió la Pamela, no estaríamos en éstas… pero es que esta tipa le brinca encima a cualquier tipo asqueroso que se le ponga al frente, sin importar cuan malsano luzca. Por Dios, si ella se tiró hasta a Kid Rock, donde yo misma no viviría ni aunque me pagaran… uy, Jesús, deja eso”.


Pamela Anderson, segundos antes de agarrar una venérea de Kid Rock

Consternadas porque su lujurioso tren de vida causara que más enfermedades entraran al cuerpo de Anderson y empeoraran las condiciones de vida de las enfermedades que ya habitan ahí, éstas planearon incluso hacerle un “intervention” a su anfitriona. En dicho “intervention” las enfermedades planeaban enfrentar a Anderson hoy y hacerle ver que, por su bien, ella debería dejar de correr hasta de capota y dejar de agarrar más enfermedades: sin embargo, dichos planes fueron burlados dado que Anderson se encontraba en ese preciso momento in flagrante delicto, patiabierta al frente de Kevin Federline, pronta a recibir una nueva inquilina, Gonorrea.