Washington, D.C. – Según nos informa Granollachs, nuestro corresponsal internacional y aclamado hombre de acción, el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, anunció esta semana un cambio en la constitución estadounidense que le permitirá ser presidente una vez más. Simultáneamente reveló algunos de los planes que está preparando para lo que llamó “la tercera fase de su gobierno”, es decir, su tercer término como presidente de los Estados Unidos, que incluyen convertir a Puerto Rico en una granja de energía y convertir a Marte en un planeta habitable para deshacerse del exceso de hispanos en los Estados Unidos, en lo que de seguro serían las propuestas menos descabelladas de su gobierno.


Fuck you, spics!

El presidente indicó que “como de seguro los demócratas la cagarán nuevamente”, él saldrá electo por tercera vez. Lo primero que solucionará, afirmó, será el estatus de Puerto Rico. En una extensa conferencia de prensa, el Presidente -rodeado de marionetas y lambeojos- dijo que debido a la crisis del petróleo, algunos científicos aseguran que el crudo escaseará en los próximos 50 años. “Yo tengo un plan,” dijo Bush, “para que la nación no llegue a una crisis de energía cuando eso suceda”. Anunció que planea utilizar aproximadamente 3000 millas cuadradas en la isla tercermundista de Puerto Rico como un inmenso campo donde se recogerá energía solar y energía de viento. Esta energía será enviada a los 48 estados continentales, pues a nadie le importa Alaska y Hawaii. Las otras 500 millas cuadradas en Puerto Rico, indicó, serían utilizadas para casas de playa y lujosos hoteles de vacaciones para los empleados de su gobierno. Añadió que esto ocurrirá para el 2011, y que la isla se convertiría en territorio federal militar, dejando así de ser una colonia: ¡problema del estatus resuelto!


Bajo el nuevo plan de Bush, así lucirá todo Puerto Rico, lo cual significará un cambio positivo para los municipios de Bayamón y Carolina

El Presidente, en adición, explicó que -debido al calentamiento global y el derretimiento de los polos- el nivel del mar continúa en aumento, y que su equipo de científicos e ingenieros ha desarrollado un plan para evitar una crisis. Bush explicó que enviará agua salada al planeta Marte en una serie de diez misiones espaciales que ocurrirán durante su tercer término. Dijo se espera que para los últimos seis meses del plan, en el año 2012, el clima del planeta haya cambiado significativamente debido a la adición de agua terrestre, permitiendo vida humana en la superficie, un paso importante para resolver los problemas de sobrepoblación creados por el chorro de mexicanos y otros hispanos católicos que no dejan de parir como güimos, quienes tendrían la opción de ser enviados al planeta rojo o regresarse a su país de origen. “No creo que vivir en Marte les sea tan desagradable comparado con vivir en México”, opinó Bush, “dado que Marte es bien caliente y lo que hay es polvo por todos lados… ¡es más, pueden ir limpiándonoslo en lo que los anglos nos vemos forzados a ir allá también!”

Bush finalizó explicando que los puertorriqueños tendrán tres opciones cuando la isla pase a ser “a big fuckin’ energy farm” (según la terminología oficial del gobierno). Indicó que aquellos egresados del Recinto Universitario de Mayagüez o de universidades norteamericanas con grados en ingeniería y ciencia, permanecerán en la isla cuidando del sistema de energía, y que los otros 3.9 millones tendrán dos posibles rutas a seguir: formar parte del primer grupo de seres humanos en intentar colonizar el planeta Marte, o conseguir empleo en uno de los 3.9 millones de McDonald’s en Estados Unidos.


El planeta Marte, eventual residencia de los puertorriqueños que ni sepan cuidar paneles solares ni interesen un McTrabajo (y, quizás en un futuro, todo aquél que no esté de acuerdo con la administración de Bush)

“Sea como sea”, dijo el Presidente, “los puertorriqueños estarán siendo herramientas para el crecimiento de la gran nación anglosajona norteamericana: todos serán parte de la Solución Final”.