Hollywood, California – Paris Hilton, la futura heredera de la fortuna hotelera Hilton, será la protagonista de un nuevo programa de realidad basado en su nueva vida de confinada, llamado “The Hard Life”, haciendo alusión a su previo proyecto televisivo, “The Simple Life”.


Ésta es la cárcel en Los Ángeles que será instrumento divino para bajarle el moco a Paris Hilton

Hilton, odiada por muchos y detestada por otros a raíz de su actitud casquivana y de fleje de siete suelas, se verá forzada a permanecer encarcelada por un periodo de unos 23 días a causa de una escaramuza con la ley de la cual ni su dinero ni sus abogados pudieron desembarazarla. Decidiendo hacer de tripas corazón, rápidamente gestionó la creación de un nuevo programa de realidad que será la crónica de su vida de reo, para el deleite de todos aquellos que piensan que ella lo que necesitaba era precisamente un buen amansaguapo de parte del destino.


Por posecitas putongas como ésta es que Paris va a pasar las de Caín en su estadía en la cárcel

“Todavía no puedo creer que tendré que vivir en esta pocilga por tanto tiempo”, declaró Paris, refiriéndose con desdén a la que será su celda durante una visita que realizó a la prisión antes de su futuro encarcelamiento. “Me cuentan que es como tener que quedarse en un Motel 6, pero con menos cucarachas y con menos peste a muerte y a sueños rotos. ¿Y cómo puede la gente dormir en camas sin sábanas de algodón egipcio? Es que te digo, está el cafre que hace orilla”.

Ciertamente, la mimada millonaria se las verá grises en las penuriosas condiciones de la prisión, que le niega las comodidades a las que ella está acostumbrada. “Por ejemplo, no tendré a nadie que me vista la cama ni me limpie el cuarto, aunque mirando a mi alrededor, buenas candidatas para ser mucamas no faltan”, dijo Paris altaneramente, ojeando discretamente a las prisioneras negras y latinas que la rodeaban, incomodándola.


“¿Dónde está el televisor del cuarto?” preguntó alarmada Paris al ver la que será su celda por las próximas semanas; “¡Y no me digas que aquí no ponen mentitas bajo la almohada, que me dan tres ataques!”

Sus compañeras de la prisión se mostraron complacidas por el proyecto televisivo, que, aunque les violará la privacidad, al menos les “ayudará a mostrarle al mundo las pésimas condiciones del sistema penal estadounidense”, en las palabras de Billie Jo “Sweet Mama” Hawks, condenada a pena perpetua. “Además de que me voy a divertir trillando a la blanquita comemierda ésta y enseñándole lo que es bueno, y quiero que todo el mundo lo pueda disfrutar igualmente”.


En actividades como ésta será que las otras confinadas se asegurarán que Tinkerbell, la delicada chihuahua de Paris, sea descuartizada “accidentalmente”

Se espera que los capítulos en que Billie Jo Hawks obligará a Paris a limpiarle el inodoro con su cepillo de dientes serán los de más alto número de televidentes.