SAN JUAN, PR – La fiel celadora de la moral puertorriqueña, Velda “La Criada Malcriada” González, dice haber descubierto parte del “nefasto plan de Satán para infiltrar la conciencia del joven puertorriqueño” asegurando haber encontrado pruebas fehacientes de que la canción “Mi Pequeño Amor” tiene un doble sentido satánico.

La ex-senadora dice haberse motivado por la cruzada de grupos religiosos de desenmascarar el plan de Lucifer de inmiscuirse en las letras de canciones populares, como sucedió con la ya olvidada canción “Aserejé” de las ya olvidadas Las Ketchup. En ésta se descubrió cómo algunas referencias de dicha canción son claramente satánicas e incitantes a la adoración del Maligno: algunas fuentes explican cómo la línea que menciona “su traje agua marina” es una referencia satánica dado que “se refiere al color preferido del demonio” (Números, 5:14).


Las putativamente satánicas “Las Ketchup” (quienes, pensándolo bien, se ven mejor de lejos de que cerca)

Inspirada ante tan irrefutables pruebas, la senadora se dio a la tarea de examinar canciones que tenía en su colección personal para detectar en éstas mensajes escondidos que pudieran “atentar contra las mentes frágiles e impresionables de nuestra juventud”. Asegura que el tema “Mi Pequeño Amor”, canción tema de la novela “Coralito”, es una de éstas canciones “infectadas por letra satánica”.

“Empecemos por los cantantes de ‘Mi Pequeño Amor’, Ednita Nazario y un don ahí que nadie sabe quién es”, propone González. “Veamos: ‘Ednita rima con ‘maldita’ y ‘Nazario’ es claramente una mezcla de ‘Nazaret’, donde se crio nuestro Salvador, y ‘Calvario’, el monte donde lo crucificaron. ¿Ven? Y nadie sabe quién es el tipo con quien ella canta la canción: propongo que éste es el mismísimo Príncipe de las Tinieblas en su debut de cantante… ¡Sólo con el testigo!”


Velda González, preparándose para decirnos cómo la canción tema de “Coralito” será la responsable de nuestra eterna perdición en las brasas del Infierno

“Ahora voy a enseñarles la letra de la canción y a explicarles, línea por línea, cómo se puede explicar todo en el contexto satánico en el que se concibió”.

Encendiste tú la llama de mi fuego
El Diablo la mandó al infierno y está en llamas
Naufragando entre caricias mar adentro
Está buscando placer carnal sub-acuático
Respiramos todo el aire palmo a palmo
Puede respirar bajo el agua pues tiene poderes diabólicos
Fui la orilla de tus besos y tus manos
Lucifer la toquetea to’a… de seguro perreando

Y el amor nació
Ahí empezó a amar a Satán
Se quebró mi voz
Se refiere al crugir de dientes en el Infierno
Como un duende solitario
El duende es un ente siniestro y maligno
Ocupó nuestros espacios
El Demonio la poseyó

Mi pequeño amor
Su pequeño amor es nada más y nada menos que Lucifer
Como vuelo de paloma
La paloma es un animal perverso, un maléfico plufímero condenado a defecar encima de los impíos
Como el viento y como roca
Aquí no veo nada satánico, pero debe ser que el Maligno ha nublado mi entendimiento
Mi pequeño amor
Sigue amando al Diablo

Mi pequeño amor
Y continúa amando a Satán
De ésos que no tiene nombre
Lucifer tiene tantos nombres que es como si no tuviera uno
Es el día y es la noche
O sea, la media noche, hora de rituales satánicos
Mi pequeño amor
Y no deja de amar a Belcebú

Encendiste tú la llama de mi fuego
(lo mismo de enantes)
Naufragando entre caricias mar adentro
(lo mismo de enantes)
Te quedaste tan dormida entre mis brazos
El Diablo le echó “roofies” en la bebida de ella para que se quedara dormida y él pudiera prospasarse con ella lascivamente
Recorriendo los paisajes más amados
La está sobeteando to’a… es que Satanás es un sátiro y un pervertido, como los muchachos que perrean por las calles

“Más claro no canta un gallo”, concluyó.

González asegura que su examinación exhaustiva sólo la conlleva a una inexorable conclusión: que la canción “Mi Pequeño Amor” fue escrita y co-interpretada por Belcebú, y que Ednita Nazario es una fiel seguidora de la fe satánica. “¿Cómo se explica que Ednita tenga tantos éxitos a pesar de que todas sus canciones traten básicamente de lo mismo, de ella diciendo que está necesitada de placer carnal? Además de que ninguna mujer de su edad podría tener esos pechos tan invitantes a la lascivia”.

Al sugerírsele que quizás se trate simplemente del efecto de alguna cirugía plástica, González contestó: “¡Chacho, no me hales la lengua sobre qué creo de la cirugía plástica!” A pesar de que nadie, en efecto, le haló la lengua, continuó: “¡La mano del cirujano que hace cirugías plásticas es guiada por el Diablo, así de sencillo! Ah, y dicho sea de paso, todo aquél que haya escuchado la canción ‘Mi Pequeño Amor’ o haya visto la telenovela ‘Coralito’, debería ser exorcisado a la mayor brevedad posible.”


“Mírenla lo comodita que está Ednita Nazario entre las llamas del Infierno… ¡y el ‘espíritu libre’ ése que tiene de seguro es el del Diablo!”, sentenció González

La cantante Ednita Nazario no pudo ser alcanzada para obtener sus comentarios, en la opinión de González “seguramente porque estaba sacrificando a un macho cabrío para agradar al Maligno”.