Miramar, Florida – Envalentonado por la positiva reacción de sus feligreses ante su revelación de que, en vez de ser la encarnación de Jesucristo en la Tierra, es en realidad el Anticristo, José Luis de Jesús Miranda (mejor conocido entre los crédulos como “Jesucristo Hombre”), decidió revelar otra sorpresa sobre sí mismo a sus feligreses: que él es un ser extraterrestre.

“Me revelo ante ustedes tal como soy…” profesó De Jesús Miranda a sus creyentes la semana pasada en la sede central de su ministerio en la Florida, “un ente llamado Zórlklax proveniente de una galaxia lejana, de un planeta sagrado llamado Fernóbulax 5”. Ante los vítores de sus bovinos feligreses y gritos de “¡Móntame en tu OVNI, Papi!”, el auto-denominado Jesucristo Hombre descendió de la tarima y se retiró para recibir un masaje con aceites importados del Amazonas y un facial con hojas de eucalipto, que según él le “permiten a un ser alienígena subsistir en la áspera atmósfera terrestre”.


De Jesús Miranda, en forma de charlatán, a la izquierda; Zórlklax, en forma alienígena, a la derecha

A pesar de que todos sus feligreses aceptaron la nueva revelación de su mesías/marciano favorito, el portavoz de los Cientólogos, Tom Cruise, no vio con buenos ojos que de repente De Jesús Miranda se haya cantado extraterrestre. “El kiosko de la religión con sobretonos de ciencia-ficción y seres de otras galaxias lo montamos nosotros, y no es para que un puertorriqueñucho de pacotilla nos lo venga a tumbar”, manifestó Cruise con una mirada demente, haciendo alusión a la creencia cientóloga de que los humanos contienen dentro de sí los espíritus de antiguos extraterrestres que un ser llamado Xenu soltó en un volcán por razones que sólo pueden ser dilucidadas después de dos o tres tragos.


Tom Cruise, tratando de lucir cuerdo ante las cámaras y fallando en el intento

Tal es la ira de los cientólogos que éstos radicaron una demanda civil contra el grupo “Creciendo en Gracia” para que éstos se retractaran de su nueva revelación, arguyendo que “ya está bastante pelón que un ex-drogadicto de Ponce con pelo grasiento y atuendo de bolitero sea la reencarnación de Jesucristo”, y que por ende era innecesario añadir más artículos de fe a su religión. De Jesús Miranda, por su parte, piensa oponerse tenazmente a la demanda, replicando que él tiene “todo el derecho de saber hasta qué tipo de ridiculez” le ponían creer sus seguidores, y notando que los Cientólogos tienen suerte que en su actual encarnación Jesucristo no tiene poderes mágicos, porque sino él haría que en el futuro a Tom Cruise sólo le ofrecieran papeles de “esposo policía abusivo” en películas hechas para la televisión de “Lifetime”.