Estocolmo, Suecia – Se reporta que Ingvar Kamprad, el fundador de la famosa cadena de mueblerías IKEA, falleció el pasado sábado. Sus seres queridos se reunieron ayer domingo para comenzar a ensamblar su ataúd, en un proceso que se estima tomará unas 40 horas, “si no se nos pierde alguna tuerca o el ventiúnico allen wrench que vino en la caja”.

Instrucciones de IKEA de un librero cayéndose

Alegadamente Kamprad falleció cuando se tropezó con su silla Poäng y le cayó encima el librero Avdala que estaba armando. [Imagen suministrada]

Kamprad, de 91 años, falleció en su propio hogar en Småland, Suecia, rodeado de sus familiares, amigos, y muebles de pino y brushed steel. “Estamos muy tristes por la muerte de nuestro fundador”, declaró Håkad Käljerkäpping, gerente general de la compañía, “aunque a su edad claramente no nos tomó por sorpresa. Es por eso que ya habíamos separado un ejemplar de nuestro más reciente producto, el Döderbåxar, el más lujoso féretro de pino que existe en el mercado de funerales do-it-yourself. En la mañana de ayer domingo nos dimos a la tarea de cotejar que tuviéramos todas las piezas que se supone que vinieran en la caja, y cuando nos dimos cuenta de que faltaban una arandela número 119030, un tornillo número 100413 y una tabla 10’x 4′ x 1″, tuvimos que correr a nuestra sucursal local para pedir repuestos. ¿Esto es lo que le sucede a nuestros clientes cuando compran nuestros productos? ¡Alguien explíqueme por qué la gente se desvive tanto por que haya un IKEA cerca de su casa!”.

Instrucciones de IKEA para armar un féretro

Las direcciones para armar el Döderbåxar parecen ser tan claras como las de todos sus demás productos. [Imagen suministrada]

Al fundador de IKEA lo sobreviven sus hijos Annika, Lars-Åke y Björn, sus nietas Ĝłën̂þå y Væŕøńìkå, su hermanos Ŕøn̂ðå-Ŝæłmā y Ðœß%¥Ø̄Œ̇́€, y su perro Spot.