San Juan, Puerto Rico – El presidente del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Rubén Berríos, se expresó sobre lo rezagado que quedó Puerto Rico en la reforma contributiva en Estados Unidos y cómo esto prueba que el ELA y la estadidad están descartadas en la metrópoli. La reacción unánime del pueblo fue: “¿¡Ese cabrón todavía preside el PIP!?”.

Bandera del Partido Independentista Puertorriqueño

A estas alturas, pónganle la cara de Rubén a la jodía bandera del PIP. [Imagen suministrada]

“Las expresiones de Rubén me han hecho pensar mucho”, relató el joven estadista Patricio Fantauzzi, “específicamente: ¿de verdad que ese tipo todavía preside el PIP? Yo creía que en el Partido Nuevo Progresista teníamos problemas poniendo a otro Rosselló a mandar, pero estos tipos literalmente no postulan a nadie más. Nah, esto debe ser un error, porque para mantener un ideal vivo, se debe desarrollar talento nuevo bajo la tutela de los veteranos. Nah, Rubén debe tener un título honorífico, ‘Presidente Emeritus” o una estupidez así, y eso nos confunde”, razonó.

Este periódico trató de conseguir una expresión del PIP, pero solo consiguió una brusca respuesta asegurando que “el partido siempre está desarrollando el talento necesario para seguir pa’lante en el siglo 21 y es por eso que seguirá rotando a los mismos de siempre como gobernador, independientemente de la presidencia vitalicia de Rubén”.