San Juan, Puerto Rico – Un ególatra psicópata mantuvo durante el día de ayer de rehén a la Isla, mientras mal llamados líderes locales cantaban sus loas para mantenerlo contento durante la grave crisis que ha dejado el paso del huracán María.

Caricatura de Donald Trump

Boceto oficial del maniátiaco que tiene la Isla por las bolas. [Imagen cortesía de LUY]

“¡Como puede ver Usted, estamos en las papas gracias a su liderato, oh, bienamado líder!”, exclamó el gobernador Ricky Rosselló mientras le lamía las suelas al dictador naranja. “Como Usted puede ver, todo está perfectamente bien. Ha sido una recuperación, como Usted muy bien ha dicho, milagrosa. ¿Podría Usted decir cosas bonitas de mí cuando llegue la prensa? Los mismos ingratos que tanto lo joden a Usted me difaman también”, le aseguró mientras lo paseaba por un hangar lejos del desastre que es Puerto Rico en estos momentos.

“¡Esa trillita que me dio en Air Force One estuvo de show!”, exclamó la Comisionada Residente, Jenniffer González, mientras lo paseaba en un vecindario con daños mínimos y lo rodeaba de gente cuidadosamente vetada. “Como puede ver, todo esto era un desastre el día después de María, pero mire, hemos reconstruido y hasta agua y luz tenemos. ¡Todo gracias a Usted! ¿Asumo que me puede regresar a Washington en el Air Force One y sacarme más fotos de ahí adentro?”, preguntó.

Luego de literalmente tirarle papel toalla a una multitud, el líder se marchó para sembrar el terror en Las Vegas esta noche.