San Juan, Puerto Rico – Como siempre pasa, un par de puertorriqueños por ahí han estado expresando su agradecimiento los pasados días de que el huracán Irma haya tomado un desvío de última hora, salvando a la Isla de la devastación que creó en las Antillas que estuvieron en su paso directo. Sin embargo, todos sabemos que ese par están pensando “¡Pero qué porquería!”.

¡De la que nos hemos salva’o, y lo saben!

“En verdá’ que esta es una isla bendecida por Dios”, declaró Pablo Jiménez, mientras secretamente pensaba: “Tuve que clavar todas las foquin tablas en las ventanas pa’ esta mierda”. Acto seguido, reseñó que hemos sido muy afortunados considerando lo que pasó en las islas hermanas al este de Puerto Rico, al tiempo que pensaba: “Mano, ahora desclavar todas las condená’s tablas esta. ¡No debí haber clava’o na’!”

“No se ha ido el agua, y eso es lo importante”, aseguró Marta González, mientras pensaba contrariada: “Con lo porquería que fue esto, lo más seguro estamos sin luz una semana”. Esta procedió a reseñar cómo todos los árboles en su calle estaban de pie mientras pensaba: “Si no hubiera sido tan mierda esto, hubiera podido postear par de fotos cool en Facebook”.

Ahora en serio, este periódico está complacido con que esto fue más porquería de lo que se pensaba y espera que todos ustedes vuelvan a la normalidad prontamente.