Washington, D.C. – Hoy, cerca de las dos de la mañana, el senador John McCain le dio muerte sin ninguna compasión a la abolición de Obamacare, acabando con el pedazo de mierda conocido como Trumpcare, salvando así la cobertura média de más de 24 millones de americanos. En respuesta, Donald Trump entró en metamorfosis, transformándose en un capullo de donde saldrá en su forma final: una bola de puro odio que solo vomitará vitriol contra los legisladores que le negaron una victoria legislativa.

Caricatura de Donald Trump

En su forma final, Donald Trump será… el mismo mama’o de siempre. [Imagen cortesía de LUY]

“¡Distancia, meros mortales! ¡La forma final del Bienamado Líder se manifestará ante nosotros en cualquier momento!”, exclamó el más nuevo sopaplote de Trump, Antonio Scaramucci, director de comunicaciones de la Casa Blanca. “Cuando nuestro gran líder salga de su capullo, será una bola de odio infernal que lanzará improperios contra los meros mortales que tuvieron la osadía de retarlo. Las consecuencias serán… la misma mierda de siempre: nada. Como siempre ha sido y siempre lo será”, explicó el miniclón de Trump.

Fuentes confidenciales informaron que su corresponsal, el Cangrimán, estaba seguro que estaría escribiendo un artículo sobre como cualquier tipo de resistencia contra el gobierno de Trump es inútil. Sin embargo, este está completamente feliz de haberse equivocado y tiene una pizca de esperanza de que en este mundo queda gente buena haciendo lo mejor que pueden dentro de un sistema imperfecto.