San Juan, Puerto Rico – La Cámara de Representantes de Puerto Rico presentó una medida para restaurar la libertad religiosa que los cristianos nunca han perdido en Puerto Rico y de esa forma, meterle estos la religión a la trágala a todo el mundo como siempre.

Dios, deidad del cristianismo: la religión más oprimida en la historia de la humanidad en los últimos dos mil años. ¿En serio, cabrones, en serio?

“Esta no es una ley para discriminar contra nadie: es para proteger el derecho constitucional que tiene una persona de practicar una fe, cualquier fe, cualquier religión”, explicó la representante Milagros “Tata” Charbonier de verdad, sin inventos, quien segurito defenderá el derecho de práctica de fe de la Iglesia Satánica de los Estados Unidos o de la Iglesia del Monstruo Volador de Espagueti. “¡Mire, si quieren cumplir la ley de Jehová, están permitidos! ¡Si quieren cumpir la ley de Yavé, están permitidos! ¡Si quieren seguir la ley de Cristo están permitidos! ¡Y si quieren seguir la ley de Satanás, pues tendrán que acogerse a lo que digan los tribunales y las leyes que nos podamos inventar!”, aseguró.

Este periódico está regocijado con que por fin podrá ejercer su derecho a pasarse la ley por el culo, de acuerdo a los dictados de su dios Ñamecín, quien dicta: “Bienaventurados serán todos los que puedan robarse el dinero del pueblo como cualquier político cristiano devoto vividor del gobierno”.