Washington, DC – Ante las noticias del trágico ataque contra civiles en Siria usando el terrible agente nervioso Sarin, el presidente Trump ordenó el lanzamiento de misiles Tomahawk contra Siria en la noche de ayer, porque si hay algo que es bueno pa’ los ratings de un presidente en problemas, es una guerra por la justicia.

Caricatura de Donald Trump

Lo que nos faltaba: que este cabrón comenzara una guerra. [Imagen cortesía de LUY]

“¡Uff, justo a tiempo cometió Siria este crimen craso contra la humanidad. Bueno, llevan haciéndolo hace rato, pero ustedes saben de lo que hablo”, explicó Trump, luciendo como un machote generalísimo caudillo. “Énigüey, Estados Unidos no puede seguir ignorando a estas masas siendo masacradas en Siria, especialmente cuando no las pienso dejar entrar aquí como refugiados ni pa’l carajo. Así que ahí vamos, a tirar bombas y subir los ratings en las encuestas. Va a ser la guerra más bella, más magnífica que habrán visto. ¡Créanme!”, aseguró.

Por otro lado, el secretario de prensa, Sean Spicer, emitió un comunicado recordando a la prensa que criticar a los soldados y a su Comandante en Jefe es antipatriótico y deplorable.