San Juan, Puerto Rico – El exgobernador Carlos Romero Barceló, mientras entraba al cuartel general del Partido Nuevo Progresista, fue abordado por la prensa sobre el tema del alcalde Héctor O’Neill, acusado de acoso sexual. En su usual estilo malhumorado y malapulguense, Romero Barceló le salió de atrás pa’lante a la prensa, perdiendo así los estribos, las riendas, y, según algunos testigos, hasta la silla de cabalgar.

Pudimos haber dicho que Romero Barceló “perdió la chaveta”, pero eso carecería de alusiones hípicas. [Imagen suministrada]

No te voy a contestar ninguna pregunta; no te voy a contestar ninguna pregunta sobre eso“, bufó Romero Barceló a una reportera de Telemundo mientras una de las riendas caía suelta a su lado. “No entienden español”, gruñó sarcásticamente el exgobernador refiriéndose a la prensa, mientras ambos estribos caían al suelo. “No te estoy hablando en inglés, no te estoy hablando en inglés: te estoy hablando en español”, resopló, botando la brida de la boca. “¡Nada relacionado, nada relacionado!”, resolló al preguntársele sobre la relación entre su gesta como gobernador y la de Ricky Rosselló, a la vez que tres pulgas le saltaban del lomo. “No me estás respetando: me estás faltando el respeto. No me tergiverses las cosas: me estás tergiversando las cosas. ¿No tienes capacidad para buscar otra cosa?”, relinchó encolerizado, y acto seguido se encabritó, dejando caer la silla de cabalgar, y galopó hacia la distancia.

Por otro lado, mientras la figura del molesto exgobernador se perdía trotando en lontananza, los ahí presentes se preguntaron por qué todavía estamos entrevistando a Carlos Romero Barceló, y a quién le importa su opinión.