San Juan, Puerto Rico – Por alguna razón que desafía toda lógica, millones de personas perdieron la cabeza esta semana ante la posibilidad que la CIA podría estar jaqueando sus televisores inteligentes, sin pensar en los teléfonos inteligentes en sus bolsillos con cámaras y micrófonos de alta definición.

¿Saben qué teléfono no se puede jaquear? ¡El legendario iPhone 3K-Rajos! Estuvo años alante de sus rivales en seguridad.

“¡Dios mío! ¿Me habrá jaqueado la CIA mi televisor? Siri: ¡dame información sobre el jaqueo de la CIA!”, instruyó Soraya Martínez a su iPhone, que está con el micrófono prendido todo el tiempo escuchando la palabra ‘Siri’ para poder reaccionar. “Dios santo, esos fucking americanos con sus jaqueos. Son unos sucios. ¡Es increíble! ¡Alexa! ¡Música de relajamiento! ¡Y que no sea Enya o Yanni de nuevo, plis!”, le gritó a su Amazon Echo, que escucha cada una de sus palabras esperando por la palabra Alexa, mientras simultáneamente aprendía los gustos personales de Soraya y se los enviaba a Amazon.

“El Imperio que tanto defienden los entrega’os estadistas estos está grabándolos a través de sus Samsung Smart TVs. ¡Despierta, pitiyanqui!”, escribió en sus muros de Facebook y Twitter Rolando García, revolucionario de sillón graduado de Artes Hispanos en la iupi, mientras ambos servicios sociales grababan sus palabras para la posteridad para luego ser usadas para determinar sus hábitos y gustos y ser vendidos al mejor postor. “Yo, como soy todo un titán, uso Signal para comunicarme con mis compatriotas y así no me pueden espiar esos cabrones”, explicó con un guille cabrón, mientras el teléfono en su bolsillo potencialmente grababa cada una de sus palabras y las enviaba a Langley, Virginia.

Buscamos una reacción de la CIA, y su portavoz, con candidez refrescante, expresó: “Miren, mazo de sheeple: tenemos todos los recursos del estado más tecnológicamente avanzado y más poderoso en la historia de la Tierra. El día que los queramos jaquear, lo vamos a hacer con un guille cabrón, nunca se van a enterar y San Seacabó. Y total, no va a ser el foquin televisor. ¡Sigan viendo Netflix tranquilos!”.