San Juan, Puerto Rico – Citando su interés por ser más considerados con el medio ambiente, la administración del gobernador Ricky Rosselló anunció un ambicioso nuevo plan de reciclaje… de políticos del PNP que se habían quedado sin guiso.

El nuevo programa proambiente, llamado “¡Recicla a un Penepé!”, consta de “usar cuanta basura encontremos en los zafacones del PNP, encontrándole un nuevo puesto en la actual administración aunque sea arrastra’o por los pelos”. Los primeros beneficiarios de este ambicioso programa son el exalcalde de San Juan Jorge Santini como asesor legislativo, al igual que Aníbal Vega Borges, exalcalde de Toa Baja, quien, a pesar de haber llevado dicho municipio a la quiebra, ahora es consultor administrativo del Senado. Se rumora que también Carlos Romero Barceló está siendo considerado para ser el director de la nueva Oficina de Ética contra el Carpeteo (recién creada “solo por trolear un poquito”) y el mismo exgobernador Pedro Rosselló está sonando para ser el primer jefe del igualmente nuevo Departamento de Ser Papi.

Esto se puede evitar, mi gente, con el programa “¡Recicla a un Penepé!”.

“Es nuestro deber ser considerados con la Madre Naturaleza”, aseguró el gobernador Ricky Rosselló. “¿Para qué manufacturar nuevos candidatos para puestos de confianza o de asesoría, si tenemos en el vertedero de nuestro partido un fracatán de políticos venidos a menos que podemos reusar descaradamente, irrespectivo de sus cualificaciones, capacidad cerebral o compás moral?”. Rosselló indicó, además, que la idea de “¡Recicla a un Penepé!” tuvo su génesis, irónicamente, en las acciones del PPD: “Si Carmen Yulín puede decir con su boquita de comer que Oscar López Rivera tiene trabajo seguro en la alcaldía de San Juan trabajando con las comunidades –a pesar de por más de tres décadas su única ‘comunidad’ ha sido una celda de doce pies cuadrados–, ¡que nosotros podamos acomodar a cualquiera de los nuestros para que nos ‘asesore’ o nos haga ‘consultoría!’ no es na’!”.