San Juan, Puerto Rico, En Un Universo Paralelo Donde Perelló No Cedió Sus Funciones Administrativas Jodiendo La Historia Que El Rata Ya Había Escrito Y No Le Dio La Gana De ReescribirJaime Perelló, presidente de la Cámara de Representantes, rechazó contundentemente el pedido del presidente de su colectividad, David Bernier, a que renunciara a su cargo luego de quedar implicado en un esquema de fraude (aunque ayer domingo sí uso un aguajito “cediendo a sus funciones administrativas”, lo que suena a “poner a otro a hacer mi trabajo mientras sigo cobrando mi chequecito”). Para asegurarse que luego no viniera algún “pelicolora’o altanero” a intentar removerlo de su puesto a la fuerza, Perelló llegó incluso a ponerle Krazy Glue a su silla y sentarse antes de que se secara la pega.

Jaime Perelló pegado a su silla mientras David Bernier lo hala

No importa cuánto Bernier hale a Perelló, porque mira que ese Krazy Glue es la changa. [Imagen cortesía de Edgar León (El Bohemio)]

El nombre del presidente cameral ha surgido en la prensa al ser mencionado por un testigo durante un juicio de fraude más veces que Jaime Perelló menciona a Jaime Perelló. “¿Ustedes no se han fijado que en estas cuatro semanas solamente se habla de Jaime Perelló? ¿Verdad, que este juicio no es de Jaime Perelló? Y entonces, ¿por qué se habla de Jaime Perelló?“, quiso saber Jaime Perelló, mencionando a Jaime Perelló tres veces más en la prensa. El juicio en cuestión trata de cómo Anaudi Hernández, exrecaudador de fondos para el PPD, hizo movidas legalmente turbias que involucraron a alguien en el poder (específicamente, a Perelló) para lucrarse de dinero público, en un esquema de fraude financiero cuyo nombre técnico es “la política puertorriqueña”.

David Bernier, presidente del Partido Popular Democrático, finalmente cedió ante presiones públicas de exigirle la renuncia al asediado presidente cameral: “¡Ya está bueno de aguantar a tanto jaiba en el poder!”, tronó Bernier cuando no le quedó más remedio. “¡Yo no tolero gentuza así aunque sea en mi propio partido, al menos ahora que la cosa se puso color de hormiga brava y no me queda de otra!”. El también candidato a gobernador se distanció de Perelló y de sus “movidas bochornosas”, e incluso indicó nunca haberlo conocido en persona y no saber exactamente cómo se escribe su nombre. “Ustedes saben que yo de esta administración actual de Alejandro García Padilla no sé absolutamente nada; no conozco a nadie, y si algo sucedió, yo no estaba ahí”, se curó en salud. “He oído rumores viciosos de que fui dizque ‘Secretario de Estado’ de Puerto Rico del 2013 al 2015, pero eso debe ser embuste porque no tiene sentido que en una colonia exista tal puesto. ¡Lo único que el electorado debe saber de mí es que a fin de cuentas eché pecho y le pedí la renuncia a Perelló!”.

El Secretario de Estado David Bernier

David Bernier, valientemente haciendo lo correcto al fin y al cabo cuando no le quedó más remedio. [Imagen suministrada, atribución a David Esteban Rojas]

Ante la petición del presidente de su colectividad, Perelló respondió: “¡Miengue es!” y procedió a adherirse químicamente a su silla en la Cámara de Representantes con el inquebrantable pegamento Krazy Glue, el cual es conocido mundialmente por oler a rayos, secarse súper rápido y no saber cómo se escribe la palabra “Crazy“. “No importa que me acusen formalmente en el foro federal, que me enjuicien, o que me encuentren culpable y me sentencien a veinte años en Club Fed”, advirtió el presidente cameral. “¡De aquí no me sacará nadie, mucho menos un cara de achiote bobalicón que se cree que manda! Además, ya nuestro exlíder Aníbal Acevedo Vilá sentó claramente el precedente de no quitarse ni pa’ los pastores sin importar qué chanchullo te destapen, así que tengo dónde enganchar mi peleíta monga”. Perelló indicó que usó tanto Krazy Glue que tuvo que aplicarlo con brocha, y que mantendrá cerca de su silla su teléfono celular con su cargador; una bolsita king size de Chix Trix y otra de platanutres; y una cubetita maloliente “porque de aquí no me voy a levantar para nada. PARA. NADA“, aseguró Perelló desde el universo paralelo donde NO cedió sus funciones ayer solo para fastidiar uno de nuestros artículos (¡por segunda vez en la historia!).