Washington, D.C. – En el episodio de hoy de “esto está tan cabrón que tiene que ser verdad”, ayer se colgó el proyecto para responder a la crisis del Zika luego que republicanos incluyeran una provisión para que se levante la prohibición a plantar la bandera confederada en los cementerios de veteranos del país. Los republicanos atribuyeron el hecho de que ningún demócrata votó por el proyecto a que no se dan cuenta que con tal provisión, hasta los mosquitos que transmiten el Zika se morirían de vergüenza.

Sospechamos que los mosquitos se mueren del susto cada vez que le ven la cara a esta luminaria. [Imagen suministrada]

“Como siempre, nuestros amigos demócratas asumen que tenemos un fetiche con la bandera confederada para enviarle un guiño del ojo escondido al ala racista de nuestro partido”, increpó el presidente del senado, Mitch McConnell. “Esto es sencillo: con esta iniciativa estamos intentando a ver si los mosquitos se mueren de la vergüenza cuando se enteren que la bandera confederada a vuelto por culpa de ellos. Los demócratas, como con el terrorismo, no tienen la babilla de hacer lo que hay que hacer”, afirmó.

Por otro lado, se informó que se escuchan alaridos fantasmagóricos en la tumba de Abraham Lincoln en Springfield, Illinois.