San Juan, Puerto Rico – La campaña de Bernie Sanders está horrorizada ante la posibilidad de que la gente que corren los medios sepan contar y declaren a Hillary Clinton ganadora de la candidatura a la presidencia temprano el siete de junio y esto deprima votos en California. Se proyecta que el número de delegados adjudicados y superdelegados comprometidos con la candidata lleguen al número mágico de 2383 cuando lleguen los resultados de Nueva Jersey temprano en la noche, antes que California acabe de votar horas después.

U.S._Democratic_Party_logo_(transparent).svg

¿Quién hubiera pensado que los que no entienden matemática son los demócratas? [Imagen suministrada]

“Es una irresponsabilidad que los medios declaren ganadora a la candidata que cuando haces la suma, ganó”, declaró Jeff Weaver, jefe de campaña de Sanders. “¿Cómo se atreven a hacer declaraciones basadas en matemática básica? Todavía es posible que un número de esos 543 superdelegados con Hillary cambien su voto. O sea, al final de la noche, cuando entren los resultados de California y demás estados, necesitaremos más de 200 y pico de esos delegados a virarse con nosotros, y aún más cuando vote Washington DC la semana de arriba. Pero eso no viene al caso: aquí lo importante es que todos los superdelegados podrían ignorar una ventaja de más de 3 millones de voto y una ventaja en delegados cuatro veces mayor que la de Obama cuando él le ganó a Clinton y darle la victoria al candidato que lleva solamente un año en el partido y no ha parado de antagonizarlos. Todo es posible”, aseguró, aparentemente en serio.

Weaver dio por finalizada la conferencia de prensa porque tenía que ir a ponerle un par de velitas a los santos para que el FBI anuncie una investigación criminal contra Clinton antes de la convención.