San Juan, Puerto Rico – Walmart, la tienda destructora de cascos urbanos y proveedora de sueldos que rayan en la subsistencia, declaró ayer que la nueva Ley 72 de impuestos la condena a la muerte en Puerto Rico. Al preguntarle el juez por qué eso es malo, ya que cada pueblo al que llega destruye completamente la economía nativa, estos no pudieron precisar por qué es malo que se larguen pa’l carajo de Puerto Rico.

En honor a la verdad, debe ser más difícil hacer ganancias cuando Hacienda te devuelve to’s los años y de momento tienes que pagar, como todo el mundo. [Imagen suministrada]

“Explíqueme de nuevo cómo es que sería malo que se fueran de Puerto Rico y empresas locales llenaran el vacío. O mejor, que vuelvan las tiendas a los cascos urbanos que han muerto cada vez que llega una de sus megatiendas”, exigió el juez Fusté al payaso abogado que dice que pagar planilla es una pena de muerte para una de las multinacionales más acaudaladas del mundo. “Pues… este… ¿dónde más podrá la gente hacer el ridículo los viernes negros? ¡Hay valor de comedia en eso!”, refutó torpemente el licenciado.

Este periódico espera con ansias que el juez les declare en contra, pa’ ver si es verdad que el gas pela y se van de Puerto Rico.