Seattle, Washington – Grupos cristianos fundamentalistas reaccionaron airados ante la decisión de la compañía de café Starbucks de remover símbolos típicamente asociados con la Navidad a los vasos en que sirve café durante las fiestas del solsticio de invierno. Para satisfacer plenamente su complejo de mártires, Starbucks decidió tirar a cientos de insospechados clientes fundamentalistas dentro de un coliseo lleno de leones.

A la verdad que es bien difícil hoy en día ser un cristiano en el primer mundo, con tanta persecución y pendejá’.

“Bueno, ya que nos están acusando de estar en guerra contra la Navidad y haciéndose los más sufridos y perseguidos porque le quitamos los dibujitos de copos de nieve a nuestros vasos… ¡hagámoslo bien, entonces!”, declaró Howard Schultz, presidente de Starbucks, mientras empleados tiraban en la arena del coliseo a cristianos que horas antes estaban protestando al frente de los cuarteles generales de la compañía y ahora están inconscientes luego de tomar lattes que empleados contaminaron con un poderoso sedante.

“¿A esto es lo que hemos llegado?”, preguntó Schultz atónito. “¿Para ser un mártir en este siglo lo único que tiene que ocurrir es que una corporación multinacional cambie sus vasos a un diseño minimalista? ¿Su gran acto de valentía es ir a nuestros establecimientos y decir que se llaman ‘Merry Christmas’ para forzar a nuestros empleados a gritarlo, como si hubieran hecho la gran cosa? ¿Y pa’ colmo, todo gracias a un video que empezó un estafador profesional? Ok, perfecto. ¡Vamos a hacerlos mártires de verda’ a ver si es que el gas pela!”, exclamó el presidente de la compañía de café, mientras se tomaba un Caramel Brûlée Latte desde su trono y en el fondo se escuchaba el rugir de leones y los gritos desesperados de comensales sedados que despertaban de su estupor.

Se informó que los cuerpos de los ahora mártires serán quemados en una inmensa fogata que tendrá una cruz boca abajo en el centro y que utilizará como leña todos los árboles de Navidad que han sido eliminados en los últimos años de las escuelas públicas, establecimientos de comida rápida y tiendas de departamento como parte de La Guerra Contra La Navidad. El presidente Barack Obama personalmente encenderá la hoguera cuando termine de celebrar el cumpleaños del Profeta Mahoma (la paz sea con él).