San Juan, Puerto Rico – El precandidato a la gobernación de Puerto Rico por el Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedr– que diga, (aunque eso quisiera él), Ricky Rosselló, declaró en entrevista ficticia con este periódico que lo que aprendió de Ben Carson durante la convención que compartió con él durante el fin de semana pasado fue que mientras más cosas descabelladas diga, mejor le irá. Entonces procedió a insistir que reducirá el número de agencias de 118 a 78 sin botar a nadie.

Logo del Partido Nuevo Progresista

El partido del cambio a lo mismo. [Imagen suministrada]

“Si algo aprendí de Ben, es que lo que hay que hacer es jugar pa’ las masas y decir sin chistar los disparates más bestiales del mundo… ¡Y estamos! Ben Carson es mi amigo y mentor”, aseguró Ricky Rosselló. “Así que entiendan: cuando hable de políticas públicas que son claramente descabelladas y me niegue a dar información específica, entiendan que aprendí del mejor. Y entiendan que al igual que Ben, no me queda de otra, porque no tengo ni un solo logro en el gobierno, la política, ni el partido, que no sea ser el nene de Rosselló que quiere ser gobernador sin haber suda’o ni una gota subiendo por mis propios méritos en el partido. Pero eso solo significa que no me debo a nadie y no soy parte del establishment en la Fortaleza. ¿Vieron? ¡Esa bestialidad que acabo de decir sobre el establishment me lo saqué también de Carson!”, exclamó emocionado.

Por otro lado, la campaña del precandidato aseguró que próximamente se moverá de la fase de decir disparates a la de referirse a su candidato simplemente como “Rosselló”, pa’ ver si logran confundir a par de viejitos seniles con que están votando por su papá.