Miami, FloridaEl presentador televisivo Rodner Figueroa fue despedido la semana pasada de su puesto en la cadena Univisión luego de comparar a la Primera Dama con los personajes de la película “The Planet of the Apes”. Iracundos, grupos conservadores procedieron a demandar a Figueroa “por apropiarse indebidamente del tipo de insulto racista que llevamos durante años lanzando contra Michelle Obama”.

Aquí pueden escuchar a Rodner Figueroa colgándose con sus propias palabras

“Nosotros los conservadores llevamos por años cultivando únicamente los más reprochables y ofensivos comentarios racistas en contra de los Obamas”, aseveró William Robert “Billy Bob” Johnson, autodenominado defensor férreo de “los valores conservadores, la verdadera América y el derecho innato de los blancos de poder seguir haciendo lo que nos dé la gana”. “Simplemente no puedo creer que ahora venga este marroncito igualado a copiarse descaradamente del tipo de insinuaciones discriminatorias que nos ha tomado años idear y perfeccionar. O sea, comparar a Barack HUSSEIN Obama –o a su consorte– con un mono es un insulto de nene de primer grado –¡y es por eso que acá más al sur de la línea Mason-Dixon lo llevamos haciendo desde su inauguración en el 2008! En cuanto averigüemos en qué árbol vive el tal ‘Rodner’ Figueroa –¡quien no engaña a nadie con ese nombrecito anglo jaijóyet!– lo demandaremos por infringir en nuestra propiedad intelectual”, prometió Johnson, quizás sobreestimando lo “intelectual” de su propiedad.

La Primera Dama, Michelle Obama

Para el récord, esta es la elegante mujer profesional que Rodner Figueroa insinuó pudo haber actuado sin maquillaje en “El Planeta de los Simios” [Imagen suministrada]

Johnson añadió que no entiende cómo es posible que Rodner Figueroa, él mismo una minoría étnica en los Estados Unidos, sea quien haya promulgado un comentario de corte racial: “O sea, ¿él no se ha visto en un espejo, o pronunciado su propio apellido? ¿Él no sabe que el tipo de cosas que él dijo de Michelle Obama son el mismo tipo de barrabasadas que alguien como yo seguramente ha dicho de él en algún momento? ¿Cómo puede alguien de origen hispano –¡quien no me extrañaría que fuese hasta indocumentado!– tener la desfachatez de plagiarnos una línea a nosotros, los conservadores blancos sureños? Somos nosotros los bastiones de las actitudes racialmente decimonónicas desde tiempo inmemorial: ¡que no venga ese mojadito ahora a intentar robarnos el guiso! A la verdad que ese tipo tiene que ser bien bruto para ser así de racista –¡bien pero que bien bruto!”, señaló Johnson sin un ápice de ironía.