San Juan, Puerto Rico – Cerrando con broche de oro una semana de eventos que tendrán cero trascendencia en los destinos políticos del país, cien mil puertorriqueños rompieron el récord mundial de hacer el ridículo simultáneamente cuando se alcanzaran cien mil firmas que piden oficialmente a la Casa Blanca que se destituya al gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla.

Los boricuas bestiales nunca desilusionan.

“Así que cien mil boricua bestiales quieren que las elecciones no valgan un carajo. ¿Qué es lo próximo, cien mil firmas del otro lado para que no se destituya al gobernador?”, declaró Alistair Richards, presidente de los Récords Mundiales Guinness, mientras clavaba una placa certificando el récord debajo de la estatua de Colón en el Viejo San Juan. “¿Tal vez otras cien mil firmas pidiendo que el Partido Popular no pueda correr en las elecciones? ¿Qué tal otra petición pidiendo que Puerto Rico pueda imprimir dinero para borrar su deuda? ¡A la verdad que ustedes son la changa!”, rio con admiración.

Al preguntarle a un portavoz de la Casa Blanca cuándo estarían reaccionando a la petición, este contestó: “Bueno, luego de que dejemos de reírnos a carcajadas, vamos a esconder esa petición bien escondí’a, antes que Ted Cruz la vea y se le ocurra la misma changuería”.