San Juan, Puerto Rico – El Boricuazo entró anoche en un frenesí al enterarse de que el puertorriqueño Daniel Santos se convirtió en el miembro más joven de la Junta de Seguridad de Instalaciones Nucleares de Defensa de Estados Unidos, o como indudablemente dirán en Puerto Rico por eso de exagerar un poquito, “guardián de los códigos nucleares”. Las palabras “Instalación Nuclear de Defensa” y “puertorriqueño” pusieron al Boricuazo en completo estado de histeria y orgullo desproporcionado.

El Nuevo Día puso una foto de un buque de guerra para anunciar la noticia. Nosotros pusimos la nube en forma de hongo, por eso de que no nos gusta quedarnos da’os [Imagen suministrada]

“¿¡Qué pa’jó, haters¡? ¿¡Qué pa’jó!? ¡Somos los cabrones guardianes de la foquin bomba nuclear!”, declaró el Boricuazo con un pecho tan hincha’o de orgullo que parecía que el monstruo de Alien iba a salirle por ahí. “¿Quién se está riendo ahora, ah? ¿Quién? Te voy a dar un datito bien interesante: el mundo se puede acabar si un boricua lo decide. ¡Toma! ¡Ombligo del mundo! ¡Ahora es!”, gritó en un arranque de ‘roid rage.

Por otro lado, se reportó que esta noticia ha retrocedido la lucha contra el síndrome de “Puerto Rico: Ombligo Del Mundo” por lo menos 30 años.