San Juan, Puerto Rico – El Año 2015, quien se supone llegue a la Isla esta noche a las doce de la medianoche en punto, juró que no vendría “ni loco” a Puerto Rico hasta que no se le haya prometido que la epidemia de chikungunya que asediaba la Isla ya había terminado.

El año nuevo 2015

“Si quieren verme por estos lares a la media noche”, sentenció el 2015, “¡más vale que me aseguren que exterminaron a todos los mosquitos Aedes aegypti!” [Imagen suministrada]

“He estado viendo en Facebook cómo se le ha pegado el chikungunya a medio mundo en la Isla y cómo todo el mundo habla de este como si fuera más molestoso que escuchar un CD de Arjona en repeat“, declaró el Año Nuevo, refiriéndose al virus tropical que llegó por primera vez a Puerto Rico hace unos meses y que se ha regado rápidamente a todos los municipios. “Es por eso que mientras el resto del planeta Tierra esté celebrando mi llegada a la medianoche, en Puerto Rico seguirá siendo el 2014 hasta que el Departamento de Salud no me certifique, mediante una carta timbrada, notarizada y en triplicado, que a mí no me va a dar esa pendejá’. Hasta ese entonces, yo pa’ la Isla no iré ni a buscar billetes… ¡digo, no que en Puerto Rico queden muchos billetes que digamos!”.

Un paciente llenando un formulario en una oficina médica

“¡Ni loco voy a exponerme yo a pasar las horas muertas en un dispensario pa’ que me diagnostiquen el chikungunya!”, tronó resoluto el 2015 [Imagen cortesía de LUY]

La petición del Año Nuevo aparentemente no podrá ser atendida a tiempo por el Departamento de Salud, dado que los pocos funcionarios que aún no están reportados al Fondo del Seguro de Estado ya cogieron la juyilanga hace tiempo y andan por Disney o “en cualquier lugar que no sea en Puerto Rico”. Por su parte, el gobernador Alejandro García Padilla declaró: “Yo no tengo problema alguno con que el 2015 tarde par de semanitas más en llegar: estamos en época de comedera y de bebelata, así que por mí que tarde todo lo que le dé la gana. Además, así sale ganando el pueblo entero: mientras menos días laborables tenga mi administración, ¡menos cosas podremos fastidiar!”.