Pretoria, SudáfricaEl juicio contra el velocista sudafricano Oscar Pistorius –acusado de haber asesinado a su novia en febrero de 2013– concluyó la semana pasada, con un veredicto de no culpable ante el cargo de asesinato en primer grado. Aunque la jueza sí lo encontró culpable del delito menor de homicidio culposo, expertos legales atribuyen la victoria de los abogados de Pistorius a la brillante estrategia de tener un cliente blanco, rico y famoso.

El corredor sudafricano Oscar Pistorius

El célebre y ebúrneo velocista olímpico Oscar Pistorius, visto aquí teniendo más chavos que todos nosotros juntos [Imagen suministrada]

El corredor olímpico Oscar Pistorius mató a tiros a su novia, la modelo Reeva Steenkamp, el Día de San Valentín del año pasado (en lo que presumimos distó bastante del date night romántico que ambos tenían en mente). Según Pistorius, él confundió a Steenkamp con un intruso que estaba escondiéndose en el baño y por eso le entró a tiros a la puerta del baño como si le debiera chavos (una versión de los hechos que la jueza Thokozile Masipa evidentemente creyó, dado que solo lo encontró culpable de “homicidio culposo” en vez de “asesinato sanguinario y bien hijuela”). Si el velocista hubiera sido hallado culpable de asesinato en primer grado, se hubiera posiblemente enfrentado a cadena perpetua; sin embargo, como el cargo que pesa en su contra es de homicidio culposo, la pena sería de unos cinco años en prisión, un hecho que sus abogados seguramente ya pusieron en sus résumés para atraer a futuros clientes trigger-happy.

Jan Swanepoel, abogado de Pistorius, celebró el veredicto y le agradeció a su cliente “su valentía, su entereza, y su blancura”. El letrado explicó que su estrategia fue basada en el famoso Chewbacca defense, “solo que en vez de enfatizarle a la jueza que Chewbacca es un Wookie del planeta Kashyyyk que sin embargo vive en Endor, lo que le enfatizamos fue que Oscar es blanquito, que es un deportista mundialmente conocido, y que está podrí’o de chavos. Nuestra estrategia recogió elementos de la defensa que empleó el equipo legal de O.J. Simpson –solo que ellos tuvieron que hacer mucho hincapié en cuán adinerado y famoso era su cliente, para que el jurado ignorara lo poco blanco que era. ¡Menos mal que Oscar no era negro, porque aquí en Sudáfrica creo que se lo hubiese llevado Pateco!”.

Chewbacca bailando con un Jawa en Endor

¿Chewbacca? ¿En Endor? ¿Bailando con un Jawa? ¡¡¡NADA DE ESTO TIENE SENTIDO!!! [Imagen suministrada]

A pesar de la estratagema legal del abogado de Pistorius, la jueza que presidió el caso indicó que no se dejó llevar tanto por la blancura, riqueza y fama de Pistorius, sino por el hecho de que “con esas patas mecánicas el acusado se me pareció a RoboCop –¡y me refiero al tipo intimidante de los ochentas, no al flaco enjillí’o ese del remake! Además, ¿no viste cómo le entró a tiros a su novia? ¿Cómo voy a declarar culpable a alguien así de violento? ¡Será para que tenga que dormir con un ojo abierto por el resto de mi vida!”.

El actor sueco Joel Kinnaman, intérprete de RoboCop 2014

Digamos que si Pistorius se pareciera a este aparente paciente de cáncer que personificó a RoboCop en el remake del 2014 (en vez de a Peter Weller, el RoboCop de los ochentas), quizás sí hubiera salido culpable de asesinato en primer grado [Imagen suministrada]