San Juan, Puerto Rico – La semana pasada, durante un debate político en un programa radial, volvió a relucir que durante la huelga universitaria en el 2010 unos estudiantes pusieron unos platos de comida de perro para los policías ahí presentes. Aprovechando el renovado interés en su producto, la compañía de comida de perro Alpo anunció un nuevo sabor especialmente formulado para satisfacer el apetito policiaco.

Según los jóvenes activistas, miembros de un grupo adorablemente llamado “indi.gestión”, el acto de aparente menosprecio a las fuerzas de ley y orden durante la huelga fue más bien un “performance” de contenido social. “Cuando llenamos platos de comida de perro al frente de la línea de policías junto a un rótulo que decía ‘Cuidado, Hay Perros’, eso fue una expresión de crítica social”, explicó uno de los estudiantes, quien se mantuvo en el anonimato por temor a que lo “mordiera uno de esos perros menta’os”. “Entendemos cómo algunas personas pudieron haberse ofendido con nuestro acto, y cómo otras pudieron haber opinado que quizás la mejor manera de prosperar la relación entre la uniformada y el estudiantado no era llamándoles perros a los policías de manera condescendiente y pasivo-agresiva… pero no se preocupen, que a las personas que piensan así les vamos a hacer otro performance ya mismito…”, concluyó, mientras sacaba de una bolsa una foto de una mujer con el texto “TU MADRE”.

Por otro lado, la compañía de alimento canino Alpo, sin empaparse tremendamente de los pormenores del evento, aprovechó el revuelo por la noticia para formular y mercadear su nueva variedad, “Alpo For Cops”. Kenneth Argyle, su relacionista público, explicó el producto y su génesis: “Vimos en Tuíter muchos comentarios sobre comida de perro para policías y rápidamente nuestro equipo de research and development comenzó a desarrollar un nuevo producto: ¡usualmente no es fácil ingeniar nuevos sabores para un animal que literalmente se come cualquier mierda!”. El nuevo “Alpo for Cops” ostenta los siguientes beneficios dietéticos: alto contenido de hierro para músculos fuertes (“¡Para poder macanear mejor!”); 100% de la dosis diaria de Vitamina A para ojos saludables (“¡Para poder detectar barbú’s revoltosos desde lejos!”); y grasas Omega 3 para un pelo lustroso y con cuerpo (“¡Para tener un pelo lustroso y con cuerpo mientras macaneas barbú’s revoltosos!”). El relacionista público también adelantó que producto contará con los siguientes sabores: “Donas Krispy Kreme”; “Donas Aymat”; y “Prime Cut in Gravy” (aunque luego aclaró que, a final de cuentas, todas las variedades estarán compuestas de carne de sospechosa procedencia y cuestionable salubridad).

Pote de comida de perro "Alpo for Cops"

¿Qué puede ser más suculento que trozos de carne misteriosa en una salsa grisácea y aceitosa? [Imagen original suministrada]

La reacción del cuerpo policiaco ante el resurgimiento del tema, claro está, no se hizo esperar: “Consideramos una falta de respeto primero que el estudiantado nos haya llamado perros; segundo que haya venido una compañía y haya intentado lucrarse descaradamente de dicha falta de respeto; y tercero que dicha compañía haya sido Alpo, cuya comida de perro es, francamente, la más asqueabunda de todas. Además, si van a compararnos con algún animal, lo tradicional es que sea con cerdos, ¿no? ¡Respetemos nuestras tradiciones, mi gente!”.

El sargento Brando, quien forma parte de la División de la Unidad Canina, parece ser el único miembro de la uniformada que está emocionado con el nuevo producto de Alpo