San Juan, Puerto Rico – La marca de sirope Aunt Jemima anunció recientemente que se posicionará como el auspiciador oficial de los “pancakes” que se le forman a los políticos sudorosos durante las caravanas y distintos eventos de campaña.

“Estamos incursionando en un campo hasta ahora ignorado por los expertos en mercadeo y publicidad”, intimó emocionado Louis Green, relacionista público de Quaker Oats, la compañía que fabrica Aunt Jemima. “Solo basta con ver fotos de actividades políticas realizadas en Puerto Rico con todos esos candidatos alzando los brazos para darse cuenta que en Puerto Rico hay más pancakes que en todos los Denny’s y IHOPs del mundo. ¡Tendríamos que drenar cientos de sembradíos de arces para conseguir todo el sirope necesario para aderezar tanto pancake!”, exclamó, como si alguien creyese que Aunt Jemima en realidad usa jarabe de arce en sus productos en vez de azúcar, colorantes y más azúcar.

Ricky Rosselló con tremendos pancakes en los sobacos

Imágenes como esta fueron las que le dieron la idea a la compañía Quaker que Aunt Jemima sería ideal para auspiciar las campañas políticas en la Isla

Aunt Jemima estará donándole dinero a todos los candidatos que accedan a poner un sello promocional de su producto en sus axilas, “cosa de que cada vez que le enseñen sus pancakes al público, figure la cara de la Tía Jemima (quien, dicho sea de paso, ya no tiene su look de antaño de cocinera esclava de una plantación sureña, sino que ahora luce más bien como una fritolera de Piñones)”. Green espera lograr la participación de candidatos de todos los partidos, “dado que, por lo que he visto, Odorono no le ha respondido que sí a nadie en par de décadas, irrespectivo de afiliación política”.

Viejo afiche racista de Aunt Jemima

En algún momento de su historia, la línea de productos de Aunt Jemima no solo ofrecía sirope y pancakes, sino también sutil racismo sureño

El relacionista público de Quaker espera que su campaña publicitaria sirva para aumentar las ventas de su producto, aunque muchos críticos temen que le salga el tiro por la culata y que los consumidores asocien el sirope Aunt Jemina con axilas malolientes, falta ‘e baño y políticos embusteros.

Yulín, García Padilla y Cox Alomar con sellitos de Aunt Jemima en los sobacos

Si hubieran lucido estos sellitos promocionales de Aunt Jemima sobre sus axilas rezumantes de transpiración, estos candidatos hubieran podido pagar un cuarto de sus gastos de campaña