Washington, D.C. – La Casa Blanca anunció esta semana que tendrá un equipo combinado con el gobierno de Puerto Rico para atender el tema de la finanzas de la Isla. Después clarificaron que por “equipo combinado” querían decir que la representación de Puerto Rico se va a tener que meter la lengua por donde no llega el sol y hacer lo que la Casa Blanca les diga que hacer. Sin embargo, tendrá la ventaja de permitirle a ambas partes pretender que son iguales en su relación.

Díganle hola a los amos [Imagen suministrada]

“¡Nuestra relación bilateral queda cimentada!”, exclamó un feliz secretario de estado, David Bernier. “Para todos los haters del Estado Libre Asociado, les debe saber a mierda que los representantes de este gobierno estarán en el mismo cuarto con los representantes de la metrópoli, calladitos en una esquina, implementando las medidas austeras que les dicten los amos. ¡Albricias! ¡En verdad es bien liberante cuando sabes que tu rol es callarte la boca y hacer lo que te digan qué hay que hacer!”, celebró.

El gobernador Alejandro García Padilla declaró que está bien con el acuerdo, siempre y cuando lo dejen frontear con que cualquier acción adversa es resultado de enemigos de Puerto Rico de los cuales nunca se dejará amedrentar.