San Juan, Puerto Rico – A escasas semanas de haber anunciado que bajará el Impuesto a la Venta y Uso (IVU) de 7% a 6.5%, el gobernador Alejandro García Padilla reveló que su administración se apresta para introducir una nueva moneda de medio centavo.

“Sé que muchos criticaron estaba baja del IVU de medio porciento como una movida ‘politiquera’, ‘impráctica’ y ‘totona'”, admitió el gobernador Alejandro García Padilla, “pero espero que la introducción de la ‘media perrita’ disipe de una vez y por todas cualquier duda sobre la viabilidad de este cambio”. La nueva moneda de medio centavo, que será acuñada en la Isla, tendrá la cara de Luis Muñoz Marín y estará hecha de “duradero cartón corrugado” forrado con contact paper transparente. “Esta nueva moneda –¡válida solamente bajo la jurisdicción del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, y cuida’o!– facilitará la implementación del nuevo IVU. Será además una excitante pieza de coleccionista para los numismáticos, dado que en cuanto el gobierno federal se entere de que nos pusimos a generar nuestra propia moneda, nos dará un amansaguapo y nos tumbará el guiso más rápido que ligero”.

Medio chavito con la cara de Luis Muñoz Marín

Así lucirá la moneda de medio centavo que García Padilla tiene en mente; se parecerá al sello postal de 5¢ de Luis Muñoz Marín que ya existe, excepto que por detrás tendría una imagen de La Fortaleza en vez de tener pega y saliva ajena [Imagen Triunfosa® cortesía de Redod]

El anuncio del gobernador de que bajará el IVU por un avasallador 0.5% fue recibido con incredulidad por parte del pueblo, quien teme que los comerciantes simplemente redondeen los precios del modo que más les favorezca a ellos sin que el consumidor vea ahorro alguno. El gobernador rechazó esa imputación, al igual que descartó la noción de que el aumento del IVU en algunos comerciantes resulte en un alza en precios. “Si hay algo de lo que sé yo es de cómo los impuestos afectan la industria”, se jactó García Padilla, quien cuando era secretario de DACO predijo incorrectamente que el entonces nuevo IVU no afectaría los precios. “¿Qué? ¿Voy a estar completamente equivocado sobre el mismo tema otra vez? ¿Como si yo fuera incapaz de aprender de los errores del pasado?”, preguntó retóricamente, porque temía que alguien le contestara.

En cuanto a cómo se podría introducir la nueva moneda de medio centavo al mercado, varios economistas estuvieron de acuerdo en que hay varios productos y servicios de bajo precio que serían idóneos para este fin, entre estos: vinilos de Wilfridín; las predicciones astrológicas de Rukmini; y el futuro político de Alejandro García Padilla.

Carátula de vinilo de Wilfridín

Aunque este vinilo de Wilfridín se vendería fácilmente por medio chavo prieto, ese “deep vee” setentoso marca Lacoste que él lleva puesto sería una valiosa pieza de coleccionista