San Juan, Puerto Rico – Ante las constantes denuncias de malversación de más de mil millones de dólares asignados durante su administración al Fideicomiso Perpetuo para las Comunidades Especiales, la exgobernadora Sila María Calderón anunció el inicio de una investigación sobre las obras realizadas como parte del programa. Según Calderón, esta investigación servirá para probar de una vez y por todas que, lejos de ser un burdo esquema ilegal para repartir millones entre unos pocos donantes de su campaña política, el Fideicomiso realmente fue un burdo esquema ilegal para repartir millones entre un montón de donantes de su campaña política.

Sila Caderón. Bien linda. Sip.

“Y no solo entre donantes: también repartimos entre exesposos bigotudos. ¡Qué tiempos aquellos!”, recordó nostálgica la exgobernadora Calderón sobre pasados administradores del Fideicomiso

“Es totalmente falso que el Fideicomiso haya sido utilizado para favorecer a unos pocos amigos míos; cualquiera que diga eso no tiene absolutamente ninguna experiencia administrativa”, aseguró enfática la exgobernadora Calderón, en obvia referencia a lo difícil que es repartir mil millones de dólares entre menos de 1,000 personas sin ser detectados por la Oficina del Contralor. “Nuestra investigación revelará finalmente la verdad sobre el Fideicomiso Perpetuo: que se creó para favorecer a un chorrete de amigos míos, y que gracias a esta iniciativa nuestros grupos más desventajados a lo mejor no tendrán sistemas viables de agua potable, de carreteras ni sanitario, pero cuentan con el elemento de infraestructura más importante para mejorar su calidad de vida: un enorme letrero con mi nombre en bold“, sostuvo orgullosa la ex primera mandataria con la convicción de que nada dice “justicia social” como un letrero gigantesco a la entrada de una comunidad sin servicios sanitarios.

Un letrero muy bonito

Uno de los vistosos letreros instalados para identificar las comunidades especiales; se espera que de un momento a otro comiencen a construirse las obras anunciadas en el 2002

Calderón defendió el modelo de autogestión desarrollado durante su administración y aseguró que los planes diseñados siguieron los más rigurosos estándares de planificación disponibles. “Yo sé cómo se dejó el dinero [asignado], yo sé cómo se dejaron los planes, yo sé que la obra se hizo con la opinión de los residentes: todo se hizo siguiendo las mejores prácticas de planificación”, aseguró Calderón sobre las gestiones realizadas, que incluyeron diseñar planos de construcción fatulos que no se adaptaban a las necesidades del proyecto, preparados por arquitectos que nunca visitaron las comunidades antes de diseñarlos. Al preguntarle si el hecho de que los inspectores de Departamento de la Vivienda no hubiesen visitado los proyectos por no saber dónde quedaban las comunidades que debían inspeccionar no afectó negativamente el proceso de certificación de los trabajos, Calderón contestó que “no, no creo: los diseños de escritorio y las certificaciones fatulas no se apartan para nada de las prácticas actuales de la ingeniería en este país, así que no harm, no foul“.

Etch 'n Sketch Design

Riguroso plano de construcción diseñado desde el escritorio de algún arquitecto que ni siquiera sabía dónde quedaba el proyecto

El anuncio de Calderón se dio mientras participaba de la toma de posesión de la nueva coordinadora general del programa de Comunidades Especiales, María de Lourdes Rivera Grajales. La nueva coordinadora aceptó que desconoce con cuánto dinero cuenta el Fideicomiso Perpetuo, pero descartó que vaya a cambiar el modelo de autogestión existente porque “ese modelo funcionó y no hay que cambiarlo”: “Cualquier esquema que permita gastar $1,091 millones en seis años en obras incompletas es un éxito rotundo. Solo espero que ese excelente patrón de gastos no vaya a cambiar ahora que acabo de llegar”, expresó esperanzada la nueva coordinadora mientras varios contratistas asentían entusiasmados.

La exgobernadora Calderón reveló además que el gobernador Alejandro García Padilla ordenó una investigación paralela sobre las finanzas del Fideicomiso. Fuentes revelaron que el objetivo de este análisis financiero es identificar si las pasadas administraciones de los exgobernadores Aníbal Acevedo Vilá y Luis Fortuño dilapidaron totalmente los fondos disponibles del programa o si, por el contrario, aún quedan fondos que saquear. De existir fondos, se espera que el gobernador anuncie que los servicios profesionales fatulos prestados como parte de proyectos fantasmas aprobados por el Fideicomiso estarán exentos del IVU. Se espera además que los investigadores concluyan que la culpa de todo es de Rosselló.